Finanzas Digital/José A. Grasso Padrón.- A principios del siglo 20, comienza a tomar cada vez más fuerza la explotación petrolera como industria en Venezuela, para pasar a ser, en poco tiempo, la principal actividad económica y la principal fuente de ingreso de la nación. Del mismo modo, otras industrias fueron disminuyendo exponencialmente. Industrias como la del café, el tabaco y el azúcar, que para principios del siglo XX eran de las más importantes en el país, quedaron prácticamente abandonadas. En la actualidad Venezuela cuenta con una economía prácticamente monoproductora la cual está muy vinculada a los precios del petróleo y continúa vigente el reto de fortalecer la producción nacional y diversificar nuestras exportaciones.

Un gran consumismo y unos elevados precios del petroleo han sido la principal causa de la gran demanda que tenemos hoy en dia por divisas. Nos hemos convertido en un país importador y el acceso a la divisa se ha convertido en algo indispensable para cubrir necesidades de todo tipo, ya sean primarias como es el caso de medicinas y alimentos, o secundarias como por ejemplo un vehículo.

El gobierno nacional ha buscado implementar distintas políticas monetarias y regulaciones para controlar la salida de divisas del país, por ese motivo, ha creado organismos especializados, cuya función ha sido la de administrar las divisas a un precio fijo previamente establecido por el ejecutivo nacional.

Tras la creación de la Comisión de Administración de Divisas (CADIVI) en el año 2003, debido a diversas razones, ha habido un incremento progresivo en la demanda de divisas por parte tanto de empresas como personas naturales. Dicho incremento en la demanda ha sido en mucha mayor escala que el incremento en la oferta. Ocasionando escasez en la oferta de divisas, y por ende en las importaciones. Debido a la dificultad de las personas para acceder a las divisas, surgió el mercado de permutas, el cual posteriormente fue prohibido por el gobierno al igual que el llamado mercado paralelo, el cual es penalizado por la ley de ilícito cambiario.

Debido a la escasez de Divisas, y a la necesidad de racionalizar su precio, el gobierno nacional se ha visto en la necesidad de incrementar el precio de las mismas así como modificar el cupo individual de los demandantes, también se vieron en la necesidad de crear otros sistemas adicionales (SITME y posteriormente SICAD).

En este trabajo, describiremos brevemente los tres movimientos mas importantes por parte del gobierno nacional para controlar la oferta de divisas (CADIVI, SITME y SICAD) haciendo énfasis en la última que fue creada recientemente.

 

Primera gran Modificación de CADIVI

A principios del decreto, únicamente se otorgaban divisas a viajeros y empresas de importación, posteriormente se dió paso a la asignación de divisas para compras por internet. Para el año 2003, las asignaciones de CADIVI eran de USD 2.000 para gastos electrónicos y de USD 4.000 para gastos por viajes al extranjero.

Para el año 2007, cualquier persona que poseyera una tarjeta de crédito tenía la posibilidad de gastar hasta un máximo de USD 5.000 para consumos en el extranjero y USD 3.000 para compras electrónicas y la posibilidad de retirar, a través de los cajeros automáticos ubicados fuera del país, hasta 500 dólares al mes, además del conocido “Efectivo para Viajeros”, que consistió en un cupo de 400 dólares en efectivo por año. Este dólar tenía un valor de Bs. 2,15 por dólar.

El 31 de diciembre de 2008, según Gaceta Oficial Nº 39.089 del 30, CADIVI reduce el cupo para viajeros a USD 2.500 anuales, el cupo por internet se reduce a tan solo USD 400. En esta gaceta se establecen dos precios para la divisa, el precio para consumos de primera necesidad (Principalmente para gastos educativos y medicamentos) seguiría siendo de Bs. 2,15 por dólar, y para los demás gastos se establece un ajuste en el precio de la divisa de Bs. 2,15 por dólar a Bs. 4,30 por dólar, con un incremento del 100% en el precio de la divisa, siendo esta la principal causa de la inflación del año 2009.

CADIVI en la Actualidad.

El 8 de febrero de 2013 es publicado el Convenio Cambiario N° 14 (Gaceta Oficial N° 40.108) a través de la cual se fijó el precio de la divisa en Bs. 6,30 por dólar. En la actualidad, este es el precio oficial de la divisa asignada por CADIVI, el cupo para viajero pasó de USD 2.500 a USD 3.000 por persona, sin embargo, dependiendo del país al cual la persona visite y del número de días, la asignación de divisas puede variar según la normativa establecida.

El SITME

El Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (SITME) es un sistema que nace a mediados del año 2010, creado por el poder ejecutivo y administrado por el Banco Central de Venezuela BCV, a través del cual se compran y venden en bolívares títulos denominados en moneda extranjera a un precio fijado por el BCV por encima del precio de CADIVI (Bs. 5,30 por dólar). El ejecutivo creó este sistema con la finalidad de abastecer con divisas al mayor número de personas jurídicas posibles y atacar al mercado paralelo. Asimismo, se utilizaron paralelamente CADIVI y Sitme por los siguientes dos años, dándole prioridad a algunos bienes considerados de primera necesidad para las asignaciones de CADIVI y utilizando Sitme para el resto de los bienes importados al país.

El BCV fue el encargado de establecer los conceptos e importes máximos autorizados y también podía asignar el monto diario de títulos para cada banco. Podían aplicar para la utilización de Sitme, todas aquellas personas naturales que requerían hacer remesas a familiares en el exterior, viajes al extranjero, gastos por educación y algunos casos especiales.
También podían acceder a este sistema las empresas que no se encontraban en la lista 1 y 2 de CADIVI (Gastos primarios y secundarios)

El Sitme permitía comprar hasta USD 5.000 anuales para viajes al exterior, USD 6.000 anuales para remesas familiares, USD 5.000 al año para gastos de educación en el exterior, hasta USD 10.000 al año para casos especiales. Para personas jurídicas, se podía comprar hasta USD 50.000 mensualmente con un máximo de USD 300.000 al año.

El Sitme tuvo vigencia hasta febrero de 2013.

Sistema Complementario de Administración de divisas SICAD:

Tras la eliminación del Sitme en febrero de 2013, en marzo de ese mismo año, es creado en consenso del Banco Central de Venezuela y el Ministerio de Planificación y Finanzas el Sistema Complementario de Administración de divisas SICAD en el convenio cambiario N° 21. Fue creado con el objetivo de sustituir al SITME, satisfacer la demanda de dólares y combatir al mercado paralelo.

Hasta 2012 las empresas que no recibían dólares en CADIVI contaban con el Sitme, un mecanismo a través del cual las personas podían comprar en Bolívares títulos valorados en moneda extranjera, a un precio de Bs. 5,30 por dólar.

El SICAD es una forma de obtención de divisas, a través de la subasta tipo Vickrey modificada, en la cual se subasta a sobre cerrado una cierta cantidad de un producto homogéneo. Los compradores ofrecen un precio y una cantidad a comprar a ese precio o varios precios con sus cantidades correspondientes Se ordenan las ofertas de mayor a menor precio y se van aceptando hasta que se agoten las unidades. Los dólares serán vendidos al precio de la segunda mejor oferta.

Al hacer pagar al ganador de la subasta el precio de la segunda mejor oferta, cada competidor pasa a tener una estrategia dominante: ofertar exactamente la valoración que le asigne al bien (decir la verdad de lo que está dispuesto a pagar).

Términos y Condiciones de la subasta del SICAD:

  • Solo empresas privadas registradas ante RUSAD y SENIAT, no excluidas, suspendidas o inactivas.
  • Definir el objeto de la compra de divisas, seleccionando el código arancelario en el portal de internet del ministerio de Planificación y Finanzas.
  • Admite una sola cotización que no exceda del 1% del monto total ofertado en la subasta, $200 millones, con mínimo de $30 mil y múltiplos $1000.
  • El precio mínimo de la postura Bs. 6,30 por dólar, tipo de cambio oficial vigente.

Normas dictadas por el Órgano Superior para la Optimización del Sistema Cambiario (OSOSC): Procedimiento de las Subastas de Divisas a través del SICAD

—El OSOSC podrá convocar a subastas de divisas cuando lo estime conveniente.

—Las convocatorias serán publicadas por el OSOSC en la dirección electrónica https://SICAD.mpf.gob.ve y remitidas al Ministerio de Planificación y Finanzas, BCV y CADIVI para su divulgación oportuna y efectiva.

—Las subastas de divisas a través del SICAD se realizarán en las fechas, condiciones y restricciones que se indiquen en las respectivas convocatorias.

—Las posturas solo se pueden realizar a través de las Instituciones Bancarias autorizadas para actuar en el mercado de divisas.

—Las personas que participen en las subastas de divisas, autorizan al OSOSC a verificar la información que suministren con ocasión de su participación en dichas subastas, así como respecto a la motivación de su participación en el mencionado mecanismo.

—Los bancos no pueden asesorar a las empresas sobre aspectos relacionados con la postura a realizar. De ello deberá dejarse constancia en los contratos que se celebren.

—Los datos a entregar a los Bancos son, al menos, el RIF y la orden de compra de las divisas, indicando monto a solicitar y oferta por las mismas.

—No se podrá ofertar más de 1 cotización por sujeto participante y el monto ofertado no  excederá del % máximo indicado en la convocatoria. El monto mínimo de negociación se  indicará en la convocatoria. Tampoco podrá presentarse para una misma subasta posturas de una misma persona ante distintos bancos.

—Los bancos informaran a las empresas el resultado de la subasta, así como de los pasos siguientes para completar el proceso de liquidación.

—Los Bs. para adquirir las divisas se liquidarán a través del BCV. Para ello, los Bancos deben transferir esas sumas, previa provisión de fondos de las empresas.

El único instrumento de pago admisible para el pago de la importación es la carta de crédito confirmada.

—La empresa participante deberá tramitar la carta de crédito ante la Institución Bancaria, acompañando la factura proforma, la carta de oferta del proveedor y la constancia de inscripción en el RUSAD.

—La empresa dispondrá de 15 días hábiles contados desde el día siguiente de la adjudicación, para solicitar la carta de crédito en el Banco que tramitó la postura adjudicada. De no hacerlo, la postura será anulada.

—El Banco deberá informar el inicio de este trámite ante el BCV.

—Emitida la carta de crédito y confirmada por el corresponsal extranjero, se despacha la mercancía en los términos convenidos. La empresa deberá presentar a la institución bancaria local, una vez recibida la mercancía, los documentos que certifiquen dicha recepción para el cierre del proceso de importación.

Proceso de Liquidación y Aplicación para el pago de importaciones de las divisas adjudicadas en las subastas ejecutadas a través del sistema complementario de administración de divisas (SICAD)

—El único instrumento de pago admisible para el pago de la importación es la carta de crédito confirmada.

—La empresa participante deberá tramitar la carta de crédito ante la Institución Bancaria, acompañando la factura proforma, la carta de oferta del proveedor y la constancia de inscripción en el RUSAD.

—La empresa dispondrá de 15 días hábiles contados desde el día siguiente de la adjudicación, para solicitar la carta de crédito en el Banco que tramitó la postura adjudicada. De no hacerlo, la postura será anulada.

—El Banco deberá informar el inicio de este trámite ante el BCV.

—Emitida la carta de crédito y confirmada por el corresponsal extranjero, se despacha la mercancía en los términos convenidos. La empresa deberá presentar a la institución bancaria local, una vez recibida la mercancía, los documentos que certifiquen dicha recepción para el cierre del proceso de importación.

Este sistema busca que la divisa sea vendida de acuerdo a lo que las empresas estén dispuestas a pagar por ella, a sobre cerrado sin saber el precio ofrecido por los demás ofertantes, esto resultará en que los participantes revelen el precio real al cual ellos están dispuestos a pagar por la divisa, aumentando la ganancia del gobierno en términos económicos, podemos decir que disminuye al máximo los excedentes de los consumidores. Desde el punto de vista fiscal es óptimo ya que maximiza las posibilidades de recaudación de caja. Sin embargo desde el punto de vista macroeconómico podría tener algunas consecuencias negativas como un impacto inflacionario.  Todavía es muy temprano para determinar precisamente las consecuencias exactas de la implementación del sistema.

Lo cierto es que la economía requiere de otros mecanismos a demás del SICAD para atender las necesidades del día a día, por lo que, en la medida en que le SICAD se ajuste, podría servir con mas agilidad para cubrir esas necesidades de importación, por lo que implementarlo ha sido un paso positivo.
Proyecciones:

Se prevé que el mercado reciba un promedio de entre USD 25 y 40 millones diarios, lo cual es una cantidad parecida a la colocada anteriormente por el SITME.

Limitaciones del SICAD

  • Solo permite que las compañías inscritas en el Registro de Usuarios del Sistema de Administración de Divisas (Rusad) acudan a las subastas, algo que deja por fuera a un número importante de pequeñas empresas.
  • Para obtener el RUSAD, requisito que no era necesario en el Sitme, las compañías deben consignar 16 recaudos y, en el mejor de los casos, esperar dos meses para obtener el certificado.
  • La empresa no recibe los dólares sino que necesita que el banco con el que opera abra una carta de crédito, es decir, una garantía que recibe el exportador de que en caso de cualquier contratiempo, una entidad financiera del extranjero le pagará en la fecha convenida el costo de la mercancía enviada a Venezuela.

Para abrir estas cartas de crédito los bancos privados pueden solicitar a las empresas que depositen garantía colateral y la mayoría de las pequeñas y medianas empresas tienen restricciones para cumplir con estos requisitos.

  • Debido a que es una subasta realizada a sobre cerrado, el BCV nunca publica los precios ofrecidos ni los precios de venta de las divisas.

Aunque todavía no se han definido los parámetros, se ha anunciado que vendrán otras soluciones para personas naturales, estudiantes, comercio y empresas medianas y pequeñas.

Actualmente solo ha habido una sola subasta, la cual fue realizada la semana pasada, en la cual participaron 383 empresas y se colocaron en su totalidad USD 200 millones que fueron subastados. Esa primera subasta ha servido como una suerte de prueba del mecanismo y se espera que se ajuste en las siguientes.

 

 Ver el ABC del NUEVO SICAD