Argentina/El Cronista.- Nike y Adidas están abrazando la impresión 3D para acelerar el proceso de fabricación de calzado. Usan la tecnología para hacer múltiples versiones prototipo a una velocidad antes imposible de lograr.

Si bien la impresión 3D generó gran entusiasmo por su potencial uso hogareño, incluyendo la fabricación de armas, se está convirtiendo cada vez más en una importante herramienta para las fábricas asiáticas de las multinacionales.

Las impresoras 3D disponen partículas de plástico, metal o hasta madera en delgadas capas que se emplean para construir objetos sólidos. Los fabricantes de calzado las están empleando para imprimir y modificar suelas plásticas con tapones para fútbol, por ejemplo.

Shane Kohatsu, director de innovación de la casa central de Nike en Oregon, contó a Financial Times que la impresión 3D aceleró el desarrollo de los botines llamados Vapor Laser Talon para los futbolistas profesionales norteamericanos.En seis meses pudimos completar doce rondas de prototipos que fueron totalmente probados, y pudimos concretar fuertes mejoras en nuestros productos, señaló.

La suela está fabricada con nylon sólido. Con las tradicionales técnicas de moldeado por inyección, donde el plástico fundido se inyecta en un molde de acero, Nike actualizaba partes de productos complejas como los tapones cada dos años, explicó Kohatsu. La alemana Adidas aseguró que las impresoras 3D redujeron el tiempo que necesitan para evaluar nuevos prototipos de cuatro (o seis) semanas a sólo uno o dos días.

Antes de la llegada de la impresión 3D, los prototipos de Adidas los hacía a mano un equipo de doce técnicos. Con la nueva tecnología, se necesitan no más de dos personas. En calzado deportivo, las innovaciones en general se observan en la suela, como la línea de Nike Air introducida en los ochenta y las zapatillas para correr Boost con espuma que lanzó este año Adidas.

Con la impresión 3D, los fabricantes de calzado están aprovechando avances tecnológicos que fueron impulsados por industrias pesadas como la aeroespacial. La impresión 3D ya se usa para el área médica personalizada, como reemplazos de cadera. Posiblemente pueda emplearse para fabricar zapatos a medida.