Síganos en:

Suscríbase gratis a nuestro boletin

Finanzas Digital

Noticias de economía y finanzas

Polar-izacion gubernamental un camino al pauperismo nacional

febrero 27, 2016

JesusAlexisGonzalezJesús Alexis González.- Haciendo uso de un habitual cinismo, el oficialismo afirma que en Venezuela 2016 no existe crisis económica sino un desequilibrio entre una escasez de oferta (insuficiencia de recursos básicos para satisfacer las necesidades de la sociedad) y un exceso de demanda (el deseo de adquirir un bien es superior a su oferta); como si ello fuese conceptualmente de interés para una población que está experimentando una creciente hambruna que nos está empujando hacia una condición de pobre (sin distinción de estrato social)al no disponer de lo que se considera como indispensable para subsistir y vivir dignamente hasta desenvolvernos en un ambiente permanente de penuria ante la carencia; como antesala a una vivencia paupérrima que de prolongarse en el tiempo nos conducirá a una pauperización, y en el ínterin, como bien expresan expertos psicólogos, nos estamos neurotizandoal experimentar un alto índice de ansiedad, estrés, angustia, y una previsión negativa de lo que va a ocurrir en el día a día.

Mientras esta calamidad se sucede, el Gobierno“revolucionario” en su acostumbrada externalidad
(¡Culpable es otro!) Intentapolar-izar con el sector privado utilizando su “comodín”: guerra económica de la oligarquía apoyada por los EEUU; como estrategia para desviar su responsabilidad en la hambruna que ha
venido generando desde el año 2005 luego de aprobar la Ley de Tierras; hasta perfilar un contexto expropiador intervencionista del tejido productivo privado cuyos resultados han sido desastrosos en el desenvolvimiento de más del 90% de las empresas privadas que transitaron hacia el modelo económico socialista venezolano, con palpable caída de la producción nacional (en la parte que les corresponde) no compensable por el empresariado privado a pesar del esfuerzo que ejerce para hacer frente a la guerra económica gubernamental (control de cambio, ausencia de divisas, carencia de materia prima, control y congelamiento de precios, inspecciones a granel, deuda en dólares, etc) que se complementa con la práctica de no entregar directamente a las empresas (p.ej. el Grupo Polar) las divisas requeridas y autorizadas para cancelar los compromisos internacionales, siendo el Gobierno quien asume directamente la “responsabilidad” del pago.

Tan nefasta guerra gubernamental contra el sector privado, se profundiza para los 106 productos básicos regulados luego de las recientes medidas económicas (¿?) del 17/02/16 anunciadas en total descontextualización de una definida política económica coherente sostenible y de largo plazo, aunado al Decreto de Emergencia Económica originalmente rechazado por la AN pero “resucitado” por el tsj (minúscula intencional)que ha motivado en el Ejecutivo el deseo, sin rubor ante la ineficiencia demostrada en la conducción de las empresas expropiadas (¿confiscadas?) y teniendo como mensajero a un Diputado, de “intervenir las empresas del sector privado” quien complementó su sesgada propuesta con “tendríamos que decir al Presidente de la República que con ese Decreto, intervenga la Polar y sincere la producción de harina de maíz en Venezuela” (las negrillas son nuestras); siendo que en honor a la verdad dicho Grupo produce en 3 de las 15 plantas procesadoras existentes casi el 50% del consumo nacional mientras que el sector público con la mayoría de las plantas a su disposición y mandato contribuye con un monto marginal.

Es de resaltar, que no tenemos ningún trato o comunicación con accionistas de Empresas Polar (que de tenerlo no lo ocultaría) pero somos defensores a ultranza de la participación del sector privado en la conformación del PIB; que en el caso específico de ese Grupo, acorde con datos del Reporte de Alimentos 25/01/2016 al 07/02/2016, que ha recibido unas 2.777 inspecciones durante el lapso 2008-2015 y unas 38 entre el 25/01/16 y el 07/02/16, produce y distribuye 46 de los 106 alimentos regulados con 1.941 camiones desde 12 sucursales (para abaratar costos) y atender 39.549 clientes en la línea de harina de maíz, arroz, pastas, mayonesa, salsa de tomate, margarinas, aceite, atún, jabón de panela, lavaplatos y detergentes hasta alcanzar un monto de ¡2.560.000 Kg/día! y en lo que se refiere a la harina de maíz precocida (primer lugar de consumo en la dieta del venezolano) produce 1.745.000 Kg/día; en un contexto donde el Gobierno controla la capacidad de producción de hasta un 75% en ciertos tipos de productos al tiempo de contar con un conglomerado de entes para la distribución de los alimentos (Pdval para “importar” y Mercal y Abastos Bicentenario para el detal) , con un riguroso control sobre la distribución al mayor por intermedio del Sistema Integral de Control Alimentario (SICA)que para el año 2013 le permitió al Gobierno señalar “conocer con precisión el seguimiento diario de alimentos que se formulan en el país como arroz, azúcar, café, harina, aceites; así como “saber perfectamente qué, cuánto y quién tiene cada producto dentro del país.

Y no vamos a aceptar ningún esquema de desabastecimiento”, que como en muchas otras responsabilidades asumidas por el Estado ha reflejado un accionar “bélico” ineficiente bien sea para intentar producir (Estado Productor) o bien para aspirar distribuir lo producido por otros ( Estado Acaparador), al extremo que más del 60% de los productos que se expenden en los 7.000 puntos de venta Estatales (5,8% del total) provienen del sector privado que cuenta con unos 114.000 centros de distribución (94,2% del total), aparte de tener el Ejecutivo pleno conocimiento sobre el origen, destino y cantidad de alimentos enviada a cada región del país lo cual le facilita, en teoría, enfrentar el acaparamiento, la escasez y la especulación como, señalan, estrategias oligarcas de guerra económica (¿?).

De igual modo, en marzo de 2015 el Gobierno informó sobre la aprobación de Bs 1.177 millones y de $ 16 millones para la ampliación y mejoramiento de los 34 establecimientos que conforman la Red de Abastos Bicentenario, las 4 plantas de harina de maíz, la construcción de 2.400 nuevos PDMercalitos, 4 grandes PDMercal de 1.200 m2 c/u y para la edificación de 30 Centros de Distribución Comunal; siendo que 11 meses después al momento del anuncio de las medidas económicas (17/02/16) y cuando el 46,6% de los productos de la canasta alimentaria no se consiguen (28 de 60) se decidió acabar con todo el sistema de distribución para dar paso a un único Centro en pro de una colectivización en camino hacia mayor desabastecimiento, hambre, corrupción y pauperismo.

 

@jesusalexis2020

Acerca del autor

Jesús Alexis González

Jesús Alexis González

Economista, profesor universitario jubilado, ex-vicerrector académico de la USM, ex-decano de la facultad de Ciencias Económicas y Sociales USM, director del Centro para la Programación de Acciones Municipales, profesor de estudios para graduados, asesor en las áreas de negocios, económico-financiero, operaciones petroleras, combustibles y otros.

Instagram FinanzasDigital

Don`t copy text!