Síganos en:

Suscríbase gratis a nuestro boletin

FinanzasDigital

Noticias de economía y finanzas

Venezuela 2017 ¿más tiranía socialista y menos Sociedad Civil?

enero 7, 2017
Compártelo con tus Amigos

JesusAlexisGonzalezJesús Alexis González.- Tiranía y dictadura son sinónimos con un fino contraste que los diferencia. TIRANÍA, hace referencia a un régimen que impone criterios atropellando derechos y leyes a través de medidas que socavan las libertades individuales, restringen la libertad de expresión y limitan la oposición política; al tiempo de (i) generar miedo y desesperanza entre el pueblo mediante un uso abusivo del aparato estatal en materia comunicacional, y (ii) asumir la mentira disfrazada de “ideas” en pro de un “hombre nuevo” y el populismo al apoyarse en el estrato social menos favorecido por intermedio de acciones “simuladoras” de búsqueda de bienestar (p.ej. los CLAP) con la intención soterrada de aumentar su influencia y presencia para inducir “compromiso con el partido”, con el único propósito de aferrarse al poder mientras labran el camino para abrir paso a una dictadura plena con la consiguiente ¡muerte de la democracia! y el arrinconamiento del pueblo en torno a un ¡muro socialista! a lo venezolano con tinte cubano, con el objetivo de procurar una sociedad cerrada y aislada en aras de convertirla en refugio de sus indeseables operaciones, con la ventaja que representa para el tirano “gobernar” en un país petrolero. DICTADURA, por su parte, es un gobierno que prescinde del ordenamiento jurídico para ejercer sin ningún tipo de oposición la autoridad del país, en un contexto donde desaparece la división de poderes e igualmente se coarta la actividad de los partidos políticos contrarios al “oficial” en aras de impedir que lleguen a ser gobierno por vías institucionales; hasta asumir una forma de totalitarismo (se elimina el libre albedrio de las personas) a efectos de imponer modelos hegemónicos con el fin ulterior de limitar el horizonte de los ciudadanos al reprimir el pluralismo político, la libertad individual, de organización social, de pensamiento, de escribir, de conciencia, de asociación, de reunión, de industria, y de ¡revocar!; escenario que configura la pérdida de la ¡soberanía nacional! habida cuenta de no respetarse la voluntad general que en esencia se manifiesta por medio del ¡¡sufragio!!

La Sociedad Civil (SC), hace referencia al conjunto de personas y de organizaciones de base no incorporadas a la burocracia estatal e identificadas como “grupos de interés” que trabajan a nivel de la comunidad, tales como asociaciones civiles, asociaciones profesionales, sindicatos, cámaras de comercio, grupos estudiantiles, grupos comunitarios informales, ONG, y un largo etcétera; las cuales conforman un “espacio social” donde los ciudadanos participan de acuerdo a su liderazgo, conocimientos y visión de país a la luz de un objetivo común apuntalado por el hecho socio-económico-político de armonizar sus aspiraciones en función a un bien público de mayor escala vinculado con problemas de interés común, hasta llegar a influir sobre la calidad del gobierno nacional gracias a la elevación cuali-cuantitativa de la relación: participación cívica y gobernabilidad; en un contexto que le confiere mayor fuerza a la democracia en razón a la participación del pueblo en los asuntos gubernamentales al estar, por el hecho de su cercanía y conocimiento de los problemas, en capacidad de vigilar y detectar las actividades oficialistas y privadas contrarias a la ética y la moral. Dicha participación, ha de perfeccionarse mediante un permanente y robusto debate (más allá del deber de hacerse presente frente a una máquina de votación) sobre la obligación gubernamental de instrumentar apropiadas políticas públicas, al punto de forzar la ruptura de la estructura vertical y cerrada del chavismo-madurismo que obviamente obstaculiza el crecimiento y desarrollo de la SC con miras a soslayar el principio constitucional que consagra una democracia participativa y protagónica, bajo la detestable acción de haber interrumpido las bondades de la desconcentración del Estado.

Venezuela bajo la déspota opresión del “proceso”, ha venido perfilando una evidente tiranía edulcorada de socialista cuya evolución hacia una dictadura comunista de corte militar está solo pendiente de la eliminación del derecho a sufragar en elecciones libres, lo cual pretenden alcanzar luego de terminar, ante nuestra vista, la destrucción del entramado institucional constitucional (¡incluida muy especialmente la AN!) al tiempo de reducir la condición humana. La pretensión de “legitimar” la dictadura comunista puede y debe ser impedida con una fuerte e irreversible conducta de la SC la cual está obligada a “retar” al oficialismo a no continuar mintiendo al pueblo al tiempo que lo destruye, con la malvada intención de propiciar una concentración en el poder político ligada a una plutocracia
“revolucionaria” (gobierno vinculado con los nuevos ricos de la “revolución”) y a un nepotismo (ventajas para los familiares y amigos del “proceso”).

La SC, afianzada como institución sociopolítica sin pretensiones presidenciales ocultas, debe emerger en 2017 como ¡¡la solución a la crisis!! generada por un pésimo gobierno, para lo cual se hace necesario renunciar a la externalidad (¡esa no es mi responsabilidad!) y al apoliticismo (¡a mí no me interesa la política!); dando por sabido que los ciudadanos participarán con mayor energía cuando crean en lo que están haciendo hasta impulsarlos a visualizar un “espacio” social para compartir una ruta que asuman como válida, al punto de propiciarles la oportunidad de renunciar a continuar siendo inconscientemente ¡cómplices necesarios del gobierno!. En tal sentido, se debe combatir la apariencia democrática del país plasmada en una sociedad de adulancias compartidas para UNIRNOS y exigir al “gobierno” con visible enojo (los derechos sociales y humanos no se imploran ni dialogan) desde los primeros días del mes de enero-2017 la fijación de un cronograma electoral, el cual nunca surgirá por iniciativa oficial ya que le trunca el camino a la dictadura comunista; con fechas para (i) reiniciar el proceso revocatorio y (ii) las elecciones para gobernadores (postergadas por “capricho” del CNE) y alcaldes. Estimamos como imprescindible, que la SC actúe en ambiente colaborativo con renovados representantes de una MUD ampliada con basamento integrador al concretar un todo con las partes que hagan falta, asumiéndola como otra entidad de interés público que promueve la participación de los ciudadanos en la vida democrática sin intentar restringir el pensamiento individual y la ¡voluntad general!

Concluimos con una cita: “El tirano sale del pueblo y de la masa” (Aristóteles).

 

@jesusalexisgon

 



Compartir

Acerca del autor

Jesús Alexis González

Jesús Alexis González

Economista, profesor universitario jubilado, ex-vicerrector académico de la USM, ex-decano de la facultad de Ciencias Económicas y Sociales USM, director del Centro para la Programación de Acciones Municipales, profesor de estudios para graduados, asesor en las áreas de negocios, económico-financiero, operaciones petroleras, combustibles y otros.

Banco Activo
Gaceta Oficial N° 41.070: Aumento del 50% en el salario mínimo (Bs 40.638,15) a partir del 1° de enero de 2017