Síganos en:

Suscríbase gratis a nuestro boletin

FinanzasDigital

Noticias de economía y finanzas

Default con hiperinflación: ¡en el llegadero!

noviembre 11, 2017

Alexander-GuerreroAlexander Guerrero E.- En una nota que publique en junio del 2011 discutía lo que consideraba para Venezuela y PDVSA la pérdida del mercado voluntario del crédito internacional, no había mas cabida para bonos soberanos, tipo bonos de la República por parte de PDVSA, empresa que venía emitiendo bonos soberanos, una exigencia del Gobierno venezolano a los bancos de inversión suscriptores de la deuda documentada, según la cual, PDVSA era una empresa estatal, y el Estado a través de la República emite solo bonos soberanos.

Las razones de Perogrullo, el endeudamiento de PDVSA cada emisión de bonos desde 2005, sus prospectos decían que los fondos recogidos por esas emisiones serian para el gasto social, no para extraer un litro de gasolina. Una segunda razón estaba conectada con que los bancos sufrían en esos años de un “push loan”, llenos de dolares baratos y el dinero había que colocarlo rápido y bastante y así aceptaron que una empresa limitada únicamente a bonos corporativos que requieren de una total disclosure, cumplían la exigencia del gobierno.

Los bancos fueron conquistados por Chavez quien les informó que la solicitud de deuda seria grande y así con tanto dinero en caja, que importaba, se juntaban el hambre y las ganas de comer. Así la banca cumplió nuevamente su rol de celestina, anos después los bancos hacen lo contrario no permitieron que PDVSA emitiera más bonos soberanos, ya asomaban la probabilidad de problemas de pagos en el futuro no lejano.

El tiempo daría demostraría que ambos, gobierno y bancos compartían honores en la irresponsabilidad, la del gobierno de Chávez endeudando a PDVSA son el objetivo de dirigir esos fondos a la compra y adquisición de empresas que fortalecerían la economía del Estado, es decir, ir transfiriendo al Estado empresas y actividad económica privada, el horizonte del socialismo que podría crecer combinadamente bajo la modalidad de expropiaciones y nacionalizaciones de empresas extranjeras para lo cual requería liquidez internacional. Un esquema fiscal marcado con una grave irresponsabilidad fiscal que fue creando un Estado fiscalmente no sustentable, obeso mórbida con miles de millones de inversiones perdidas, además del derroche, la corrupción y las malas inversiones.

Hoy, transcurridos doce años de aquella borrachera para endeudarse, estamos frente al fin de dos mundos. ¿Quién comparten la culpa del default en ciernes? Obvio, bancos de inversión extranjeros y gobierno venezolano, la corrupción se dio la mano con el dinero abundante y barato que el FED y BCE ponía en manos de los bancos y estos por tales razones tenían que ponerlo donde hubiese demanda, al final donde sea.

En 2008, una crisis financiera internacional partió el mundo en varios pedazos y todos pagarían por gobiernos corruptos y bancos mal dirigidos, regulados y protegidos por el Estado. “To big to fail” -muy grande para colapsar- es la consigna. La república de Venezuela en varios de sus fondos llamados soberanos perdía en esa crisis cerca de 45.000 millones de dólares, Chávez tenia el dinero jugando bingo en los mercados internacionales, la carrera que pego el gobierno de Chávez aun la estamos padeciendo. Consultores nacionales -unos ni cuenta se dieron- y otros callaron la boca- la mayoría comía de esa abundancia financiera de la revolución, la invitación de Chávez era generosa. Ninguna institución pública hizo nada, los partidos, hicieron lo mismo, nada, la mayoría n.t.n.p.i de lo que ocurría, ellos también estaban en la farra.

¿Pero qué paso después? Al cesar la crisis bañada en dolares por el FED los balances de la banca volvieron a inflarse, y los gobiernos malo siguieron al ruta del endeudamiento para pagar el “gasto social” léase gasto social un dinero el cual “siempre le queda la mayor parte a quien reparte”, los políticos, todos., dan la vida por los reales del fisco, el ingreso y el gasto fiscal, ese dinero no les pertenece, ellos han sido preparados por las circunstancias de socialismo, democrático, y no democrático a repartir miseria para recoger servilismo. Hoy tiene nombre de CLAP, pero no olviden que hay CLAP para todos, hasta para los “enemigos” políticos. Maduro es un genio del a Dios rogando y con el mazo dando.

La crisis en balanza de pagos y su consecuente crisis fiscal, las crisis gemelas, serían las primeras manifestaciones de lo ocurrido, los síntomas ya estaban allí en junio 2011. Por un lado, el endeudamiento de PDVSA solo trajo crecimiento en los costos en producir un barril de petróleo y al mismo tiempo que esa desinversión venia afectando negativamente, derrumbando la producción de petroleo. El gobierno lograba tapar ambos fenómenos manejando una data falsa, que con los meses ya se podía verificar en la misma OPEP cuando se acotaba –fuentes secundarias– que PDVSA en realidad estaba produciendo cerca de 450 mil barriles menos al que marcaban sus cifras oficiales. De hecho, el diferencial entre los países de la OPEP entre cifras oficiales y secundarias era de 0,2% ¡En Venezuela era 18%!

Para quienes nos dedicamos a estudiar la economía era evidente que como no se invertía el agotamiento natural anual se haría visible y pese a los precios hayan vuelto a remontar los 80 dolares por barril, el castigo en los ingresos petroleros era evidente en los estados financieros de PDVSA. Ya no se podía conjurar una crisis, de balanza de pagos porque el gasto público que ya era más del 50% del PIB financiaba gasto social y desinvertía en empresas públicas, incluida PDVSA. El fenómeno se juntó con la muerte de Chavez, al parecer un fenómeno que nos anunciaba la crisis de balanza de pagos y fiscal que habíamos anticipado en el 2011. A finales del 2012 el dólar paralelo subía a 18 bolívares por dólar desde 6.3 Bs/$, el mensaje era claro, los mercados anunciaban que desde PDVSA no habría más liquidez para sostener el precio sobrevaluados del bolívar.

El país perdía el tiempo discutiendo si la enfermedad de Chávez era o no cierta, sin darse cuenta, ni los consultores nacionales lo hicieron, que subyacente a esa crisis personal de salud de Chávez pasábamos el umbral de una colosal crisis de balanza de pagos y fiscal que, a juzgar por el récipe fiscal del gobierno y la revolución, la caída del poder de compra del bolívar que afectaba el ingreso fiscal fue convertido por Maduro como acostumbran los dictadores que pierden la batalla de la economía por sus propias errores, en una hiperinflación y en un default.

Maduro lo hizo siguiendo la cartilla de Zimbabue, con una diferencia, detuvo las exigencias monetarias de pagos que piden imprimir a la velocidad que los precios suben, el Gobierno pensó que retrasando la renovación del cono monetario detendría la hiperinflación, al contrario, con ellos atraparía a los grupos de menores ingresos quienes profundizaron su pobreza al tener que recurrir a cualquier cosa para poder comprar las cosas básicas.


En 2012 los certificados de default (CDS) decían que la probabilidad de default en cinco años ¡estaba en 49%! La percepción en los mercados internacionales era que el rumbo asumido por el gobierno podría convertirse en un default tarde o temprano. Así explotó la crisis de balanza de pagos en la propia cara del nuevo-viejo gobierno, ahora con Maduro, en consecuencia, el dólar paralelo se disparó de 6.3 Bs/$ a finales octubre 2012 a 18 Bs/$ a finales de año. Era evidente, que la crisis de balanza de pagos -por caída del ingreso y exportaciones petroleras- traía consigo una crisis fiscal de pagos del gobierno -por caída del ingreso fiscal petrolero, es decir, la crisis de los déficits gemelos.

El gobierno prendió la máquina de imprimir en el BCV -digitalizar- billetes sin valor, para activar el impuesto inflacionario. La inflación, convertida en una inflación fuera de control, es decir, en el umbral de una hiper que se hizo realidad a mediados de agosto 2015. Así lo declaramos a los medios y acotamos en nuestros análisis de la coyuntura; finalmente Moody´s, conocida consultora y evaluadora de riesgo internacional, certificaba según sus indicadores la entrada en la hiperinflación. Hoy en medio, prácticamente de un default, aun algunos consultores deshojan la margarita, esperando ver los ceros sin darse cuenta de que Maduro los había escondido para “evitar” observar la hiperinflación creada por el BCV, pero sin poder evitar que esta se sintiera en todo su efecto empobrecedor y buscando retrasar la recomposición del cono monetario, su fracaso era un dato, la hiperinflación estaba allí.

La crisis en balanza de pagos se profundizo durante 2013-14 al caer con mayor velocidad el ingreso petrolero por caída de la producción de petroleo, la cual en apenas cinco años, había perdido unos 525 mil B/Día, totalizando una perdida global de producción de 1.15 millones B/D, lo cual redujo las exportaciones netas al tenerse que incrementar rápidamente la importación de crudos -para mezclar con el extrapesado y así exportar a CITGO, único negocio petrolero que podría ofrecer efectivo a PDVSA, al mismo tiempo que incrementar la importación de combustibles, a precio internacional -superior al precio de exportación de PDVSA y sus socios. La industria petrolera nacional había simplemente colapsado. La caída de los precios a finales del 2014 completó el cuadro de colapso en la IPN.

Mientras caía el ingreso petrolero por el colapso industrial en la IPN las obligaciones -pago de la deuda- financieras tanto de PDVSA como de la Republica, fue creando el desbalance y la corta espera en los mercados internacionales que con la deuda de mayor rendimiento -en el mundo, niveles entre 20% y 34% rendimiento a vencimiento- esperaba un default en cualquier m omento. EL riesgo Venezuela entre 2012 y 2017 subía desde 15% a 32%, PDVSA mantenía una deuda en los mercados en bonos basura, aunque de alto rendimiento, la combinación típica para un default. Un país que pague 5% en rendimiento de su deuda no caerá en un default -evento de crédito- porque su erogación por el pago de su deuda es menor que el costo del dinero que requiere para sostener su crecimiento (véase a Chile y México y Perú, por ejemplo).

Pasivos no financieros. Pero PDVSA no tiene solo la deuda financiera documentada (bonos en el mercado), esta una deuda restante consolidada en unos 34 mil millones de dólares, y que es apenas la tercera parte de sus pasivos que mantiene con contratistas, sus proveedores y empresas de servicios, asociados internacionales, inclusive pasivos laborales y pensionales, las cuales tampoco paga, algunas de esas deudas se han monetizadas cargadas con intereses por retardos en los pagos. Por cierto, a que a esa facturación se ha asociado – y consta en juicios internacionales España, USA y otros- legitimación de capitales no generados en el negocio petrolero de PDVSA, el fenómeno al parecer es masivo.

Pero volvamos a esos pasivos no financieros. La deuda contraída con sus principales asociados Chevron, Rosffnet, Sinopetrol, Repsol, India, Noruega, etc. se paga en especies, barriles de petroleo y esta en fideicomisos a cargo de sus asociados, fue contraída en 2013-15 por un monto total que alcanzan los 21 mil millones de dolares. A esa nueva deuda -no financiera- pagadera en especies -petroleo- hay que agregar la deuda contraída con empresas de servicios (taladros, por ejemplo), contratistas otros proveedores y cuyo impago tiene un impacto fuerte en la caída de la producción, algunas de esas empresas dejan de prestar servicio y por ello no hay taladros y en consecuencia cae la producción afectando negativamente exportaciones y por ello el ingreso petrolero -la caja de PDVSA.

La estrechez de la caja de PDVSA causada por esos impagos ha llegado a tales niveles que desde finales del 2013 PDVSA no vende un solo dólar al BCV para su actividad cambiaria, los SICAD< DIPRON, SIMADI fueron todas estructuras cambiarias fracasadas porque el BCVC no dispone de dolares para vender en el mercado a empresas privadas. Los dolares que no vende al BCV causaron un fuerte déficit en la balanza de pagos de la economía nacional razón por lo cual el BCV no ofrece dólares en el mercado cambiario, sencillamente lo que llamaron subastas eran libretas de anotaciones un precio virtual de un dólar que no existe.

El déficit de bolívares de PDVSA generado en la no venta de dólares al BCV redujo el ingreso petrolero a cero, y así se abrió el boquete o déficit fiscal insostenible que trajo la hiperinflación ya que el BCV cubría la escasez de bolívares en PDVSA para el pago de sus impuestos, regalías, etc., emitiendo e imprimiendo bolívares sin valor -léase impuesto inflacionario- hasta legar hoy de un default con hiperinflación, ligaditos los dos hijos de la misma enfermedad fiscal.

Lugar aparte ocupan los acuerdos petroleros firmados por el Gobierno con China, Rusia, Petrocaribe, todos con marca registrada de depredación aderezada con la colosal corrupción chino-venezolana que se ha tragado más de $75.000 Millones entre corrupción, precios con descuento y pago con especies chinas, insumos, consumo y servicios por parte de empresas chinas el petroleo que Pdvsa le envía. Acotemos que China no presta un solo dólar a PDVSA, el pago ocurre de inmediato a la renovación de los acuerdos y con bienes y servicios exportados por China a Venezuela a cuenta del “endeudamiento”. China y Venezuela tienen un acuerdo comercial basado en un swap de especies, un commodity por bienes y servicios.

Con Petrocaribe y Cuba la historia de depredación del petroleo venezolano es similar al de China y Rusia. PDVSA perdió en deudas sin cobrar a esos países -entre 2013 y 2015- montos equivalentes a $ 16,500 millones de factura petrolera no cancelada por países miembros del Petrocaribe. La corrupción nuevamente es la madre de estos negocios, gobernantes venezolanos y del Caribe enriquecidos por el petroleo han servido de coro en la OEA, por ejemplo. En la próxima nota como la hiperinflación desde su aparición en 2015 hasta hoy, ha empobrecido al venezolano a niveles de hoy disponer la cuarta parte de su per cápita en 2004. Sobre este final una relación pasivos/PIB mayor que uno (1) en un curioso foto de la economía, mientras se pagaba deuda y se pagaban más de $26.000 Millones al mismo tiempo el per cápita caía a la cuarta parte, una palabra lo dice todo, agudo empobrecimiento.

“BCV dejó vencer el swap y perdió 90 toneladas de oro”. Esta noticia es “fake” el BCV no perdió el oro, simplemente lo vendió, El oro pignorado por el BCV a Deutsch Bank sirvió (mientras estaba bajo pignoración) de garantía para un crédito al BCV -para reservas- de $1200, el vencimiento de ese crédito era el mismo tiempo del contrato de pignoración y como en todo contrato de pignoración, empeño, se convierte en un swap, es decir, el oro es vendido. Entonces este oro no se perdió, sino que se vendió utilizando el mismo procedimiento de la pignoración que crea un activo en efectivo -cash- que tomo el BCV. *Al terminó del contrato de pignoración el dueño del oro, o toma el oro y paga el crédito o simplemente entrega el oro como pago del crédito*. Así de sencillo. Alerto, la noticia es un titular fake, o simplemente un desliz de cómo operan esos contratos de pignoración, empeño convertidos en swap, o venta simple de oro.

Teníamos años denunciando que el gobierno falsificaba la data de la economía y no publicaba otra. Por ejemplo, el balance del BCV esta maquillado y anuncia falso nivel de reservas. Finalmente, el FMI se apiada del venezolano y le reclama y exige al gobierno que cumpla con su obligación de enviar a esta institución de la data monetaria, balance del BCV u=y otras instituciones financieras venezolanas, comercio exterior y financiera del, gobierno y avisa a la comunidad internacional que la data sobre la economía venezolana esta adulterada. Es importante ese reclamo y nota de prensa del FMI porque por ejemplo la data sobre reservas internacionales junto al balance del BCV están falsificados, y particularmente adulterados las reservas internacionales. Así según mi estimación los saldos en reservas internacionales son es 10 mil millones de dolares como afirma el BCV sino muchísimo menos el volumen de oro que se suponía estaba en las bóvedas del BCV ha sido vendido casi totalmente lo que reduce el nivel de reservas internacionales a un nivel precario de 1880 millones de dolares. EL BCV solo dispone de 50 toneladas de oro.

 

@alexguerreroe

 



Compartir

Acerca del autor

Alexander Guerrero

Alexander Guerrero

Economista, University of Zagreb, Croacia- Master in Sciences (MSc) Desarrollo Agrícola; UCV, Caracas- Master in Econometrics, (MSc) Victoria Manchester University; United Kingdom- PhD Economics, University of London (QMC); United Kingdom Fellowships– British Council Fellowship (1985-1989)- St Antonys College Fellow, Oxford University, United Kingdom (2001). Ha sido Investigador, Profesor y Consultor en Economía y Finanzas.

Banco Activo