Síganos en:

Suscríbase gratis a nuestro boletin

Finanzas Digital

Noticias de economía y finanzas

Gerencia tus deudas

Gerencia tus deudas
enero 7, 2018

José Grasso Vecchio.- Endeudarse a tasas de interés atractivas puede ser un buen negocio. Por ello, hemos recomendado hacer uso del crédito. Sin embargo, deben tenerse en cuenta dos condiciones, por un lado, el propósito del préstamo y por la otra parte, no excederse al endeudarse. ¿Que llamo un propósito razonable? Por ejemplo, son buenas razones, comprar un activo, realizar una inversión, llevar adelante un emprendimiento. Existe un principio para protegerse de la inflación, que recomienda, comprar antes que después. Esto es válido también si voy a reparar mi vivienda o mi vehículo. El segundo principio fundamental para un buen uso del préstamo, es que no debe endeudarse demás, o lo que llamamos sobreendeudarse, para ello, lleve un control de sus deudas y no adquiera más obligaciones de las que pueda pagar.

Decimos que una persona está sobreendeudada cuando al restar las necesidades básicas de un grupo familiar (alimentación, colegios, servicios básicos) al saldo disponible del ingreso del grupo familiar, vemos que el dinero que queda no alcanza para pagar las obligaciones de los créditos que tiene. Cuando sus ingresos no alcanzan para cubrir las necesidades básicas y las deudas, usted está sobreendeudado. Otra medición que puede realizar para ver si pasa esta prueba, es conocer de manera exacta, que representan sus deudas en comparación con sus ingresos. En ningún caso, el pago de capital e intereses de sus créditos, debe exceder del 30% de sus ingresos. ¿Qué ocurre si el pago de deudas se excede del 30% de sus ingresos? Muy simple, o bien usted termina teniendo dificultades para pagar los préstamos o  deteriora su calidad de vida o ambas cosas. El crédito es un excelente mecanismo de las finanzas, para el logro de variados objetivos y para la solución de múltiples situaciones. El crédito es un buen instrumento, que nos ayuda a resolver situaciones personales, familiares y empresariales. Adicionalmente, los préstamos, activan el aparato productivo, incluso los créditos personales impactan de manera positiva en el consumo privado y en el crecimiento económico.

La recomendación es muy clara, endéudese, pero, sea cuidadoso en el manejo de sus deudas. El consumidor debe tener conciencia de hasta cuánto se puede endeudar para poder tomar decisiones inteligentes; el público debe educarse en materia de consumo y manejar un presupuesto familiar.

Antes de endeudarse, la pregunta más importante que debe hacerse la persona es si realmente necesita ese determinado bien o producto y evaluar -en el caso de que efectivamente lo necesita- si puede esperar, ahorrar y pagarlo de contado. Es válido, por ejemplo, endeudarse para la compra de un activo para buscar protegerse de la inflación, pero siempre tomando en cuenta su capacidad de pago.

Conozca en detalle todas las condiciones del crédito antes de tomarlo, si existen o no comisiones y de qué tipo son. Antes de endeudarse y aún luego de contraída una obligación, revise las tasas de interés, comisiones y condiciones de pago.

Lleve un estricto control de sus deudas, conozca las fechas de vencimiento y haga un presupuesto familiar que le permita atender sus obligaciones. No pagar a tiempo causa intereses moratorios (más elevados) y le ocasiona un problema de referencias para futuros créditos.

En general, es recomendable tener presente la fecha de vencimiento de todos sus préstamos, las fechas de pago de las tarjetas de crédito y, en ambos casos, conocer con exactitud el monto que deberá pagar y verificar periódicamente todas sus cuentas.

Planes para el 2018

Enero es un mes de promesas, por ejemplo, hacer ejercicio, dejar de fumar o bajar de peso, para mencionar ejemplos clásicos. En nuestro análisis, vamos a dedicar este espacio para propósitos de tipo financiero, por ejemplo, llevar adelante finanzas personales y familiares más sanas.

¿Ahorrar más? ¿Buscar mecanismos para obtener más ingresos? ¿O simplemente disciplinar sus gastos? Recuerde que la fuerza de voluntad, igual que el dinero o el crédito, es un recurso limitado. Lo mismo ocurre con la plata; algunos tienen más que otros. Es necesario decidir en qué queremos emplear nuestra fuerza de voluntad, porque no va a alcanzar para todo. Nadie puede proponerse rebajar de peso, abandonar el cigarrillo y emprender una rutina de ejercicios, todo al mismo tiempo. Ocurre igual con los planes financieros.

Por cierto, hemos dedicado variadas ocasiones para escribir sobre la importancia del ahorro y muchos nos escriben, señalando, que es imposible ahorrar. Es cierto que ahorrar y más con inflación es difícil, sin embargo, no es una tarea imposible y siempre debemos buscar y encontrar un espacio para el ahorro, no importando que la el monto sea pequeño. Se deja de ahorrar por ejemplo, por no hacer un presupuesto, que nos permita una mejor administración, o bien por tratarse de un monto pequeño o algunos nos dicen, que no hace sentido ahorrar con inflación.

Si bien es cierto, que con inflación, puede ser un mejor negocio la compra de un activo, cuando me refiero a ahorrar, es tener un pequeño fondo de emergencia, que nos permita enfrentar algún imprevisto que nunca falta.

Quienes nunca han tenido la disciplina ahorrativa, encontrarán muy difícil empezar a guardar de la noche a la mañana un porcentaje de sus ingresos por pequeño que sea. Es más realista fijarse una meta realizable de ahorrar un 10% de sus ingresos.

De llevar adelante un plan financiero, perdónese las fallas y no abandone a la primera. Mucho del impulso emotivo que invertimos al momento de hacer nuestras resoluciones se pierde cuando nos damos cuenta de que no cumplimos con nosotros mismos. Esto puede conducirnos a descalificar todo el proceso y a abandonarlo prematuramente.

Todos los días del año son buenos para emprender cambios positivos pero diciembre, es un excelente mes, para cerrar un año y comenzar uno nuevo con el objetivo de lograr unas mejores finanzas personales y familiares.

Tramitar un préstamo es sencillo

Para solicitar un crédito, debe cumplir con ciertos requisitos, siendo los principales contar con referencias comerciales y crediticias adecuadas, y demostrar ingresos actuales y posteriores que le permitan atender de manera adecuada la deuda que va a contraer. Debe, por supuesto, demostrar capacidad de pago, lo que implica, tener una renta líquida mínima o ingresos acordes con el monto del préstamo que piensa solicitar. Otros requisitos usuales y que además exige la Ley, es contar con un balance personal, carta de trabajo que demuestre que tiene antigüedad laboral.

Si bien a algunas personas estos requisitos les pueden parecer complejos, ese papeleo es fácil, sobre todo cuando usted ya ha solicitado créditos en varias oportunidades. No le recomiendo en ningún caso que acuda al sector informal crediticio, si bien le pueden pedir menos papeles y el trámite puede ser más rápido mientras en un banco la tasa máxima es 24%, en ese mercado informal usted va a ser víctima de usura.

El motivo por el cual se solicita el dinero es muy relevante para un banco a la hora de decidir si se le otorgará o no el préstamo. Si se requiere para realizar algún tipo de negocio, entonces el banco verificará su experiencia en dicho área en particular, además del compromiso con aquel negocio y la forma en que le pagará el préstamo al banco. Nunca mienta, no presente un balance falso o abultado o ingresos que no tiene; recuerde que todos sus datos se verificarán y de no ser cierta la información le negarán el crédito y quedará mal.

Banca Segura

A la hora de realizar sus operaciones bancarias tome en consideración las siguientes recomendaciones de seguridad:

Alrededor del cajero automático

Trate de usar cajeros automáticos bien iluminados y concurridos. No use el cajero automático si observa individuos sospechosos a su alrededor. No acepte ayuda de desconocidos cerca del cajero automático.

¿Cómo usar el cajero automático?

Asegúrese que las personas que esperan en fila se encuentren a cierta distancia de usted.  Haga caso omiso de papeles o notificaciones de teléfonos, colocados en el recinto del cajero automático. No permita que desconocidos realicen sus operaciones por usted. Sea cauteloso al momento de contar su dinero, retire su tarjeta y espere a que la pantalla vuelva al inicio. No deseche el recibo en el piso o papeleras. Cambie su clave periódicamente para evitar fraudes.

Uso de página web/correos electrónicos

Los datos de uso de sus tarjetas o cuentas son personales y confidenciales, datos como número de tarjeta, clave personal, fecha de expiración no deben ser suministrados a terceros en circunstancias que no sean el acceso a sitios que usted conozca y que cuenten con los certificados de seguridad requeridos para codificar y preservar su información. No suministre estos datos por ninguna vía, bien sea pantallas o vínculos a páginas web, archivos adjuntos, comunicaciones electrónicas, incluso llamadas telefónicas de terceros, pues no es política del Banco en ningún caso solicitar sus datos por ninguna de estos mecanismos.

No efectúe operaciones en línea desde computadores o desde centros de comunicación a Internet que no sean de su confianza. Evite utilizar las opciones de los navegadores que recuerdan tu identificación (nombre de usuario y contraseña) en los sitios en Internet. Estas opciones facilitan la posibilidad de ser víctima de un fraude electrónico. No deje su computadora desatendida mientras se encuentre haciendo uso de los servicios electrónicos de su Banco, y siempre cierra la pantalla una vez culminadas sus operaciones.

 

@josegrasso

 

Tasa DICOM 73,24 BsS/Eur SMC-049-18

Instagram FinanzasDigital