//

Síganos en:

// //

Suscríbase gratis a nuestro boletin

Finanzas Digital

Noticias de economía y finanzas




La participación de la mujer en el mercado laboral

La participación de la mujer en el mercado laboral
enero 25, 2013

En los estudios de género y en las organizaciones de mujeres se ha insistido de manera frecuente en la necesidad de hacer visible la participación económica femenina. Las importantes contribuciones de las mujeres a la producción económica se basan tanto en su trabajo formal, como el informal. El empleo de una perspectiva de género en el análisis de la fuerza de trabajo tiene que partir de esta consideración esencial y gradualmente se ha llegado al consenso de que los trabajos tienen que ser analizados de manera integral.

Un fenómeno relevante que ha tenido lugar en lo concerniente a los cambios ocurridos en la estructura sectorial de los países latinoamericanos en los últimos años, es el fuerte proceso de migración de la mano de obra desde las actividades agropecuarias e industriales a ocupaciones en el sector de los servicios, consideradas como propias de las mujeres o neutras. Esto se ha traducido en un aumento de la demanda de fuerzas de trabajo femenino debido a que las ocupaciones consideradas como propias de las mujeres o neutras se encuentran consideradas en el sector de los servicios.

De acuerdo con múltiples estudios, la segregación ocupacional basada en el sexo de los individuos ha tenido un impacto negativo sobre las mujeres al limitar sus oportunidades ocupacionales, sus ingresos y la valoración de su trabajo. Pero por otra parte se ha constatado que dicha segregación ha propiciado que la expansión en el sector de los servicios se traduzca en oportunidades crecientes en empleo para las mujeres.

Todo lo anterior nos lleva a concluir que la segregación ocupacional y la discriminación laboral han sido temas que no se han atendido lo suficiente. En lo que a la segregación ocupacional respecta se reconoce que las mujeres tienden a concentrarse en unas cuantas ocupaciones, pero no se ha profundizado en este fenómeno a lo largo de diferentes momentos históricos.

Sobre la discriminación hemos considerado el hecho de que las mujeres reciben menos salario y están sujetas a condiciones de trabajo menos favorables solo por su condición femenina. Asimismo, la segregación y la discriminación, se infieren a partir del análisis de las distribuciones porcentuales de hombres y mujeres en las distintas ocupaciones y en los diferentes niveles de remuneración.

La participación de la mujer en las universidades y en distintos puestos de trabajo en las empresas crece cada día. La mayoría de las mujeres en el trabajo tienen ventajas importantes relacionadas con la puntualidad y el esfuerzo, lo que hoy día hace que el mercado laboral no se encuentre en situación de desventaja a la hora de conseguir un puesto o un ascenso en su trabajo.

Sobre los efectos de la globalización y la reestructuración en la economía en el empleo femenino, es preciso reconocer que las políticas globales han señalado mas las diferencias entre hombres y mujeres.

Finalmente desde la perspectiva individual, las ocupaciones no asalariadas o informales han permitido a las mujeres desarrollar sus tareas domésticas y extradomésticas, sin embargo, como han sugerido algunas investigaciones esto implica una doble y triple jornada de trabajo y conlleva a otros costos personales y familiares.

Por José Grasso Vechio@Josegrasso