//

Síganos en:

// //

Suscríbase gratis a nuestro boletin

Finanzas Digital

Noticias de economía y finanzas




Evita la Oniomanía

Evita la Oniomanía
diciembre 8, 2013

Finanzas Digital/José Grasso Vecchio.- Oniomanía viene del griego y no es otra cosa, que el desorden obsesivo-compulsivo de la conducta que genera un deseo compulsivo e irreflexivo por comprar. La persona, efectúa un gran número de compras impulsivas de artículos que en realidad no necesita, seguida muchas veces por cierto sentimiento de culpabilidad, en especial cuando se compran cosas que no necesita y si en adición, si para ello, se ha endeudado más de la cuenta. La Oniomanía también se conoce popularmente como “Adicción a las compras”. Si me preguntan si debo comprar algo por que está barato, mi respuesta sin ninguna duda , es que debe comprarlo sólo si lo necesita o si por ejemplo, piensa que lo va a necesitar en el corto plazo para remplazar por ejemplo un artefacto o un equipo viejo.

Todos, en mayor o menor grado, compramos compulsivamente. Hay quienes han estudiado este comportamiento desde la perspectiva sicológica y, sin pretender entrar en el terreno de los profesionales de la conducta humana, se puede decir que en la mayoría de los casos, la compulsión por las compras innecesarias responde a malos hábitos de consumo y a una errada estrategia financiera.

Las compras compulsivas, que no deben confundirse con el consumo cotidiano y frecuente, se caracterizan porque, o bien son completamente innecesarias, o responden a un deseo momentáneo imposible de controlar, o persiguen brindar una sensación de “placer”. Lo más normal es que en las compras compulsivas se conjugan todos estos factores a la vez. Lo cierto es que aprender a reconocer y controlar nuestra propia conducta como compradores puede ayudarnos a sanear nuestras finanzas.

Estos son algunos aspectos que debemos tomar en cuenta: Antes de comprar, pregúntese siempre: ¿Realmente lo necesito? Si la respuesta es afirmativa, compre, pero si reflexiona seriamente unos segundos, se sorprenderá del número de veces que responderá negativamente. Sea maduro frente a la publicidad, como la de la televisión o las revistas de tendencias y modas. De hecho las modas, que son estímulos al consumo tanto para mujeres como para hombres, son uno de los motores universales del consumo, tanto el necesario como el absolutamente prescindible.

El consumo necesario es una cosa y el prescindible es otra, por ejemplo, si mi teléfono celular funciona bien, no tengo por qué salir a comprar uno nuevo, solamente para tener el último equipo de la plaza. Aprende a diferenciar entre necesidades reales y deseos e intenta controlar cualquier gasto dedicado a compras por impulso. Recuerda que si compras algo que no necesitas, aunque esté barato, es caro. El concepto del ahorro, debemos inculcarlo a los niños desde muy pequeños, a ellos también les llega la presión de tener lo último y más avanzado, aunque no sea necesario y salga de nuestro presupuesto.

@JoseGrasso






Noticias relacionadas