//

Síganos en:

// //

Suscríbase gratis a nuestro boletin

Finanzas Digital

Noticias de economía y finanzas




González: El BCV debe dejar de ser la “caja chica” que financie al Gobierno

González: El BCV debe dejar de ser la “caja chica” que financie al Gobierno
enero 13, 2014

Finanzas Digital/Notimex.- El economista Jesús Alexis González consideró conveniente que el Banco Central de Venezuela (BCV) deje de ser la caja chica destinada a financiar compromisos del Gobierno, muchos de ellos de orientación populista.

“El instituto emisor debe ser autónomo en el control y manejo de la política monetaria, porque un BCV sin autonomía es mejor que no exista”, precisó el ex director de la Escuela de Economía de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

González, catedrático jubilado, destacó a Notimex que la asistencia financiera del BCV a entes gubernamentales y a la estatal petrolera PDVSA, para que salden sus compromisos y superen su situación deficitaria, han colocado en grave riesgo a la economía venezolana.

“Para financiar el gasto público, tapar el enorme hueco fiscal y pagar sus deudas, el gobierno puso a funcionar la máquina de hacer billetes que tiene el Banco Central y así fue como inundó de dinero inorgánico al país, causándonos un grave perjuicio”, sentenció.

Resaltó que cuando el BCV emite dinero soportado en títulos de deuda (bonos) lo hace respaldado por papeles que no tienen su origen en transacciones productivas. Criticó que “de esta forma el gobierno venezolano emitió más de 280 mil millones de bolívares durante 2013”.

“La economía venezolana refleja actualmente un desequilibrio macroeconómico cuya expresión más tangible es la inflación acumulada que para 2013 llegó a alcanzar 56,2 por ciento (la más alta desde 1996)”, aseguró.

Dijo que esta situación estimulada por el crecimiento masivo de la liquidez monetaria (cantidad de dinero en circulación), ha roto además con el obligante equilibrio en relación a la cantidad de bienes sujetos a ser demandados, originando una acentuada escasez.

“El impresionante crecimiento de la oferta monetaria fue impulsado, primordialmente, por el gasto público que se elevó de 29 por ciento del PIB en 1998 hasta 46 por ciento en 2013, por un monto superior a los 600 mil millones de bolívares (nueve mil 524 millones de dólares)”.

González advirtió finalmente que el binomio inflación-escasez con su obvio efecto sobre el desabastecimiento, pudiera convertirse más temprano que tarde en un ambiente explosivo de descontento multisectorial, de consecuencias impredecibles para el país.







Noticias relacionadas