Finanzas Digital/Daniel Bergoya.- En Venezuela, al igual que en el resto de Latinoamérica, los usuarios han tenido un abanico de opciones para escoger la señal de su preferencia y el canal de televisión que más se adapte a sus gustos; con la presencia de Argentina en la gran final del mundial, ha quedado en evidencia (una vez más) el rostro de lo que venden las cadenas internacionales como ESPN, FOX y de forma bastante destacada, Directv Sports.

pablo-giraltPero todo es relativo en ese sentido. Depende de quién esté frente al monitor observando y escuchando determinada transmisión, siempre tendrá en su poder la opción de cambiar en el momento que le parezca justo. Pero ese quizá, no es el punto de mayor relevancia en el marco específicamente del balance informativo y el respeto hacia una audiencia que no solo abarca un país, engloba por el contrario a toda una región de audiencia internacional.

Una pregunta obligada en este punto sería: ¿Acaso quien comunica no tiene derecho a expresar su emoción por el éxito de su país en una justa de tal dimensión como un campeonato mundial de futbol? Podría haber varias visiones en torno a la objetividad para una audiencia internacional, pero también sería mezquino negarle a alguna persona expresarse de forma libre. Al fin de cuentas, como señalamos más arriba, quien lee, observa o escucha tiene la libertad de hacerlo o no. Por ejemplo, si usted no está de acuerdo con estas líneas, seguramente ya estará cerrando el artículo, y está en su libre derecho, por el contrario si le parece interesante se quedará para saber el cierre de la nota.

Pues bien, vamos al grano; el relato emocionado parece estar siendo asociado a la exageración. Por lo menos, esa es la sensación que dejaron los últimos dos compromisos de Argentina. Primero frente a Bélgica y luego en la definición por penales ante Holanda el miércoles pasado. La voz de un conocido comunicador gaucho (Pablo Giralt) causó dos corrientes en la opinión pública: hubo por un lado, a quien le pareció grotesco y también tuvo seguidores que aplaudieron el estilo, si así se le puede definir, al llanto del narrador.

Cabe destacar que, en el caso en concreto de Directv Sports, el audio principal debería ser con un acento y tono más neutral, mientras que, en segunda opción (como en efecto ofrece el servicio de televisión satelital) otra señal donde los colegas del país sureño perfectamente podrían dejar aflorar sus sentimientos nacionalistas sin problema alguno orientada hacia el cono sur de la región.

Pero no estamos ante algo novedoso. Innumerables han sido los episodios de nacionalismo que a diario son proyectadas en pantalla, teniendo como puntales a mexicanos y argentinos pugnando por quedarse con la tasa más alta de audiencia a costa de cualquier código de ética en el ejercicio profesional del periodismo. Y para esa tarea, les pagan muy buen dinero. En definitiva es el aficionado quien tendrá siempre la última palabra.

El domingo seguramente volveremos a observar otro capítulo de Giralt y compañía en la señal principal de Directv Sports, el llanto parece estar asegurado independientemente de ganar o perder el encuentro decisivo que puede bordar la tercera estrella en el pecho de la selección argentina o ahogarse en un mar de lagrimas por un posible revés. Es cuestión de tiempo, de ética y de “estilo” para presenciar lo que ya se puede anticipar.

@danielbergoya

 

Vea también:

Calendario de Juegos

Resultados de los Juegos

Goleadores

Tabla de Posiciones Primera Fase

Noticias del Mundial

 


*Daniel Bergoya es periodista deportivo. Trabajo como redactor y columnista web de fútbol en el Diario Líder, así como comentarista de la marca Líder en directo en Globovisión. Realizó cobertura periodística de la Copa América Venezuela 2007.