//

Síganos en:

// //

Suscríbase gratis a nuestro boletin

Finanzas Digital

Noticias de economía y finanzas




Éstas pueden ser las señales que te acercan al despido

Éstas pueden ser las señales que te acercan al despido
septiembre 7, 2014

Finanzas Digital.- La disminución del desempeño laboral o ser conflictivo con los jefes y colegas son acciones que convierten al empleado en “blanco” de un posible despido, coindicen expertos en recursos humanos.

El 40% de los factores que propician la salida de un empleado se vinculan a cambios estructurales, como venta o fusión de la empresa, reorganización de trabajo por duplicidad de funciones y problemasDespido financieros-administrativos, según un estudio de la escuela de negocios IESE sobre procesos de restructuración de equipos tras un despido.

“Si las compañías no obtienen los resultados económicos esperados aumenta la presión de sus inversores respecto a los beneficios que quieren, y los directores reaccionan con cambios drásticos como un recorte”, cita José Ramón Arboledas, miembro del International Research Center de IESE.

Sin embargo, la salida de una organización no siempre es resultado de factores externos. Ni trabajar “bien” garantiza el empleo. En el 60% de los casos es el mal vínculo con los jefes y/o colegas, así como tener un bajo nivel de desempeño los que llegan a provocar el despido.

Señales de alerta

Los chismes en el lugar de trabajo, aferrarse a cumplir con un horario laboral y excederse en llamadas o visitas a Internet por motivos personales son otros comportamientos que detonan llamadas de atención, según el sitio TheLadders.com.

La salida del empleado no se decide en un día a otro. Antes de dar el adiós definitivo hay señales de alerta de que podría estar en la mira.

1. El jefe evita reuniones contigo. Un claro síntoma de que las cosas no están bien a nivel laboral se percibe cuando el responsable de analizar y dar cierta retroalimentación evita estas reuniones con el empleado.

“Las evasivas” directas (como cambiar una junta) o indirectas (como no contestar llamadas o correos) podrían significar alertas de cómo el colaborador y su trabajo han perdido interés en esa organización.

Cuando hay intención de mantener el puesto hay que buscar un “feedback” para saber cómo dar un giro a la situación, pero éste no vendrá del jefe, sino de alguien cercano, y que conozca la forma de trabajar y personalidad del superior.

2. Cero actualizaciones. Si los permisos para salir a actividades de actualización, conferencias o hasta actividades relacionadas con el propio trabajo van disminuyendo. Aunque el despido no se lleve a cabo, es una señal de que el empleador no considera interesante la aportación que su colega hace. “Es la actitud, te tengo porque sacas trabajo, no importa si creces”.

3. Empresa ¡en venta! Si la compañía donde fue adquirida por otro grupo, seguramente hay alguien más que hace tu trabajo y duplicar funciones aumenta los costos de la compañía. Es recomendable preparar un informe detallado de por qué uno se considera valioso para la organización. Hay que evitar caer en el error de utilizar las reuniones con los nuevos directivos para quejarse del jefe o el ambiente de trabajo.

4. Control excesivo. Si ahora el jefe parece llevar un registro de todas las acciones realizadas en el horario laboral, incluyendo los minutos extras de la hora de comida, y los utiliza para reprochar un mal rendimiento.

Fuente: CNNExpansión






Noticias relacionadas