//

Síganos en:

// //

Suscríbase gratis a nuestro boletin

Finanzas Digital

Noticias de economía y finanzas




Películas ‘piratas’ se hacen más populares ante elevados precios de los cines

jsantosfoto.blogspot.com

Películas ‘piratas’ se hacen más populares ante elevados precios de los cines
julio 5, 2015

Finanzas Digital/Zairet González R.- Por muchos es considerada una actividad que permite escapar por un momento de los problemas, concentrarse por al menos dos horas en situaciones ajenas a las reales, sin embargo en la Venezuela de hoy no es tan sencillo disfrutar del cine.

Ante la reducida oferta de entretenimiento en la ciudad capital, ir al cine se convierte en una opción en la que se resume atractivo, calidad y seguridad, sin embargo ya no es una opción económica.

La típica primera cita en el cine está en vías de extinción debido a los elevados costos. Para una disfrutar de una película en el Centro Comercial El Recreo, en una sala tradicional, se necesita de 420 bolívares solo para las entradas y al menos otros 780 bolívares para compartir las cotufas y acompañarlas con una bebida grande.

Muchas personas también prefieren, aunque las normativas de las cadenas de cine no lo permiten, comprar en otros establecimientos, como kioscos o farmacias, sus golosinas antes que pagar los altos precios de los servicios de caramelería.

Planes en casa

Son cada día más comunes las ventas de películas “piratas”. En Caracas, la avenida Luis de Camoes de Macaracuay es uno de los lugares en los que han proliferado los locales dedicados a esta actividad. Al menos seis locales, uno junto al otro, ofrecen una amplia gama que va desde documentales hasta las películas actualmente en cartelera e incluso algunas por las que se espera sean estrenadas.

En estos locales los precios alcanzan los 350 bolívares por un blueray y 200 por un DVD. Es decir con lo que cuesta una salida promedio al cine se puede disfrutar de 6 películas en DVD y 4 Blueray.

Como promedio, según lo señalado por el personal encargado de estos establecimientos, un cliente lleva en cada compra hasta 3 películas, siendo lo más buscado en esta zona de la ciudad comedias, acción e infantiles.

La caída en las ventas

Al formar parte del sector informal, se pensaría que todo lo que venden este tipo de negocios es ganancia, sin embargo no es así. Resulta muy costoso pues en todas las zonas de la ciudad no se puede vender al mismo precio.

Ricardo, tiene un local en Catia, cerca de la Plaza Sucre y desde hace al menos seis meses no renueva su oferta de películas en formato blueray.

“Las películas viejas, de al menos un año para acá, se venden en 180 bolívares pero comprarlas al mayor muchas veces cuesta el doble y aquí no puedo vender una película por más de 300 bolívares”

Por esa razón su principal oferta son películas en DVD, asegura que la presentación influye en su ganancia pues vende las películas con una carátula de plástico duro por 170 bolívares, mientras que en una bolsa de celofán, el precio disminuye a 130 “la gente paga menos, pero vendo más”.

“Lo que de verdad me deja plata es cambiar las películas”, es decir, un cliente que haya comprado una película en un establecimiento distinto al de Ricardo, puede cambiarla por otra que él tenga disponible, sin necesidad de afiliarse “el precio del cambio depende del cliente y la cantidad de películas que traiga” explica que a su clientela regular el cambio le cuesta máximo 40 bolívares por película, mientras que uno esporádico puede pagar hasta 100 bolívares.

“Lo mejor es que renuevo mi cartelera al mismo tiempo que ingresa dinero, es un ganar-ganar”.

Declive en el sector

Desde hace cuatro años que Ricardo tiene ese local alquilado para su negocio, sin haberle hecho ninguna modificación al espacio más que pintura y empotrar el televisor con el que prueba a sus clientes la calidad de sus productos “porque una vez trataron de llevárselo”.

Cuando comenzó a vender ahí, asegura que eran pocos los momentos en los que no recibía clientela, “mi esposa trabajaba conmigo” cualquier día de la semana vendía sin complicaciones. Ahora un jueves a las 7 de la noche el local de Ricardo está vacío. Desde hace año y medio su esposa tiene otro empleo pues ya la venta no permite cubrir los gastos de la familia.

Asegura que los costos de los discos han mermado mucho la posibilidad de tener grandes cantidades mercancía “No me sirve de nada invertir cinco mil bolívares en Blueray que vienen siendo 20 discos, es mejor traer DVD que es lo que más camina”.

 






Noticias relacionadas