Bien por el gobernador Vielma Mora


TomasSociasTomás Socías López.- La semana pasada, aparecíamos en primera página de un diario de circulación nacional, rechazando la medida que se trató de imponer en el estado Táchira, donde 10 municipios están bajo régimen de Estado de Excepción y a raíz de lo cual se decretó la venta controlada por el último número de la cédula de identidad, no solamente de los productos regulados, sino de todos los rubros alimenticios.

La medida causó alarma a nivel nacional, no solo porque en el Táchira, donde los pobladores vienen pasando trabajo desde antes del cierre fronterizo, sino que se ha extendido a varios estados del país, puesto que hay comercios que están usando la captahuellas para vender todos los rubros, regulados o no.

En su momento dijimos que esta forma de vender los rubros, además de causar retrasos y molestias, tanto para los usuarios, como para los comerciantes, también es una forma de desestimular a la gente y ocasionar molestias que se suman al descontento de mucha gente que rechaza las colas y la escasez.

Poco más de una semana después, el gobernador del estado Táchira, José Gregorio Vielma Mora, escuchó a los comerciantes y empresarios de su entidad y tras reunirse con ellos, poner atención a sus quejas, pero también oyendo sus propuestas, tomó la determinación de echar para atrás el decreto y suspender la venta controlada de todos los rubros.

¿Qué fue lo que ocurrió? Creemos que simplemente, el gobernador escuchó al pueblo, pues las largas colas que se  hicieron aún más grandes, fueron el termómetro que midió lo equivocado de la decisión.

Esto también se debió a  la inquietud de administradores y propietarios de establecimientos comerciales que sugirieron la exclusión de los productos no regulados de la medida, por la afectación que estaba causando a los compradores y a los mismos establecimientos.

¿Por qué destacamos esta situación si es local? Por que el gobernador hizo lo que hemos venido pidiendo desde hace meses: el diálogo. Las autoridades, el Ejecutivo, los ministros, el Presidente, tienen la obligación de escuchar las quejas, no solo porque sean quejas, sino porque si los reclamos vienen de los sectores afectados por las medidas que se toman desde el poder, estos mismos sectores traen consigo las soluciones a los problemas. En el Táchira, los empresarios y comerciantes le dijeron al gobernador no solo lo que pensaban de la venta controlada de todos los rubros, sino que plantearon ideas para solucionar el problema.

El diálogo logró la solución y por el bien del país, aspiramos que esa voluntad de dialogar y lograr acuerdos se extienda a todas las instancias, comenzando por el Ejecutivo.

@Tsociasl 


Acerca del Autor

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Puede continuar si esta de acuerdo, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

Privacidad & Política de Cookies