Inicio PaísesVenezuela El decreto es un paso adelante, pero hace falta más

El decreto es un paso adelante, pero hace falta más

por Tomás Socías López
tomas socias

TomasSociasTomás Socías López.- Ya desvelado el misterio de los planes del presidente de la República, Nicolás Maduro y dado a conocer el decreto de emergencia económica, podemos decir que solamente saldremos adelante si se pasa de los anuncios a los hechos.

Incluso, en su mensaje al país, desde la Asamblea Nacional (AN), el propio jefe del Estado resaltó la necesidad de pasar de las palabras a los hechos.

También debemos destacar así que, finalmente,  el Banco Central de Venezuela (BCV) publicó los terribles indicadores económicos, solamente al tercer trimestre del 2015. Admitir que la inflación anualizada a septiembre del 2015 fue superior a 141%, solamente nos da una idea o mejor dicho, nos reafirma que los últimos tres mes del año pasado fueron los más terribles de la historia del país.

Nuestro título ilustra lo que para nosotros significa ese decreto y que el documento fue traer muchas opiniones a favor o en contra, pero si no se toman acciones, no habrá voluntad que sirva. Simplemente, hay que hacer, más que publicar un documento.

Los nuevos ministros, principalmente el de Industria y Comercio y el Exportaciones, Miguel Angel Pérez Abad y Jesús Faría, respectivamente, han sido los más activos en cuanto a que desde hace tiempo vienen diciendo cuales serían las medidas correctas a tomar.

Pero, repito, la emergencia económica no se ataca por decreto, ni con medidas aisladas, se requiere un programa coherente que genere la confianza necesaria de los sectores nacionales e internacionales.

Más allá del decreto, necesitamos un plan coherente, más allá de incrementar los férreos controles que desde hace 13 años viene padeciendo nuestro economía. Esos controles son tan fuertes y se han enraizado tanto que a estas alturas desmontarlos es imposible y hasta inconveniente. Se deben ir suavizando hasta lograr el equilibrio que nuestra economía necesita.

Pero gran parte del texto no parece que quiere afianzar todos los esquemas de control y consideramos que esto es muy negativo.

Y hasta resulta incoherente con las acciones que está emprendiendo el ministro Pérez Abad, quien ha comenzado a escuchar a varios sectores, según nos han informado.

Aunque el decreto asegura que se buscará disminuir los trámites burocráticos y hacer más fáciles las diligencias para aceitar la máquina económica del país, al mismo tiempo posee tantos niveles de discrecionalidad que lo hacen de cuidado, si no se aclara bien que hará cada sector mencionado en el documento.

El decreto señala que el Gobierno puede hacer casi de todo en materia cambiaria, en materia impositiva, en materia incluso de derechos de propiedad. Mi pregunta es: ¿Si no se aclara bien esta parte, habrá seguridad jurídica y estará garantizado el derecho a la propiedad realmente? Nuestros amigos lectores pueden remitirse al artículo 9 del decreto, el cual señala que para garantizar el acceso oportuno de la población a los productos de primera necesidad si es necesario se podrá requerir a las personas naturales o jurídicas, propietarios, mataderos, medios de transporte entre otros establecimientos. Según esto, el Ejecutivo puede disponer de bienes del sector privado y acudir a las expropiaciones, a discreción.

Debido a que está en juego el futuro de nuestro país, el documento debió precisar mucho más los alcances de las medidas que el Ejecutivo quiere tomar y no hacer enunciados que se prestan a la libre interpretación de los funcionarios que lo aplicarán. Allí radica uno de los principales peligros.

Nuestra prédica ha sido siempre para que el Ejecutivo comprenda que la ideología no se lleva con un plan económico que saque a nuestro país adelante. La inflación, escasez y desabastecimiento dados a conocer por el propio BCV comprueban que nada de lo que se hizo con ideas sacadas de los baúles han servido parar superar nuestros graves problemas.

Sí se mantiene una tasa de cambio oficial sobrevaluada y a la ves se dice que se quiere estimular la actividad no petrolera, el más perjudicado será el sector privado.

Más allá del decreto, el Ejecutivo debe poner empeño es generar confianza y no repetir los errores que nos han traído has aquí. Por el bien del país.

 

Tsocias@cantv.net 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Puede continuar si esta de acuerdo, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

Privacidad & Política de Cookies