Inicio Países OUTSOURCING: Herramienta Gerencial

OUTSOURCING: Herramienta Gerencial

por Ernst & Young

MaryorisLuruaMaryoris Lurua.- El mundo actual globalizado, altamente competitivo y en constantes cambios demanda un tipo de organización más horizontal, participativa y flexible, para que sus miembros puedan acceder a mayores niveles de responsabilidad personal y de compromiso con los objetivos de la empresa. Ante la avalancha de cambios que afecta el mundo de los negocios, la forma tradicional de gestionar y/o administrar una empresa se ve afectada por una profunda crisis organizacional y se les ha hecho necesario realizar alianzas para atender su operatividad.

Pudiese considerarse que el outsourcing surge como respuesta a la necesidad de las empresas de ganar espacios de productividad y eficiencia que se habían perdido, en buena medida, por el gran tamaño de la administración y hace posible su implementación, básicamente, por un análisis intrínseco en las actividades.

Rothery y Robertson (2006) describen el outsourcing como “un servicio externo a la organización, el cual actúa como una extensión de los negocios de la misma, pero que es responsable de su propia administración”, los autores lo define como la acción de recurrir a una extensión para operar una función que anteriormente se realizaba en la misma organización.

El outsourcing se debe concebir como una responsabilidad compartida por el cliente y los proveedores externos de servicios. Su esquema, implica una relación a largo plazo entre cliente y proveedor, es un compromiso del cual surge una alianza estratégica. El cliente aporta el compromiso de ofrecer al proveedor información clave y estratégica de su negocio para que este pueda hacer su trabajo.

A cambio, el proveedor aportará recursos, tecnología, tiempo, personal y esfuerzo para integrarse de manera total al proceso de su cliente y de esta manera, poder crecer juntos. Así el cliente, puede concentrarse exclusivamente en sus actividades estratégicas y puede confiar en que su relación con el proveedor le permitirá incrementar el valor de su oferta gracias a una estructura de costos competitiva.

Desde la perspectiva de esta alianza estratégica, el outsourcing se convierte en un medio para que la empresa se concentre en sus verdaderas áreas de trabajo y puedan acceder de una manera, operativamente eficaz, a otras especialidades desconocidas para ellas a través de personal externo experto en dichos temas.

El outsourcing se basa en el desprendimiento de alguna actividad, que no forme parte de las habilidades principales de una organización, a un tercero especializado. Por habilidades principales o centrales se entienden todas aquellas actividades que forman el negocio central de la empresa y en las que se tienen ventajas competitivas con respecto a la competencia.

Un tercero especializado es aquel que conoce a detalle el proceso, con sus normas y técnicas, proceso que generalmente es de las áreas de apoyo a los procesos productivos, esas actividades generalmente son: administración, contabilidad, distribución, logística, nómina y/o recursos humanos, mercadeo, entre otras.

Esta práctica de entregar a un tercero estas actividades, se puede decir que data desde el inicio de la Era Moderna. Este concepto no es nuevo en Latinoamérica, ya que muchas compañías lo realizan como una estrategia de negocio. Delegar responsabilidades y compromisos que no son inherentes a la esencia del negocio, pero importantes para su continuidad, ha sido una constante en las organizaciones.

Al comienzo de la era post – industrial, se inicia la competencia en los mercados globales y es entonces cuando las empresas deciden que otros asuman responsabilidades operativas, porque no parecía suficiente su capacidad de servicios, para acompañar o concentrase en las estrategias de crecimiento.

Hoy en día, se habla de volver al inicio y retomar estos conceptos bajo el nombre de Reingeniería de Procesos. La realidad es que siempre se ha hecho outsourcing, pero con una concepción probablemente equivocada. Hay que tratar de sacar el mejor provecho posible a esta herramienta y darle valor agregado para obtener una solución efectiva a los procesos empresariales.

En la práctica podemos identificar los siguientes tipos de outsourcing:

  • El que implica la contratación de servicios a terceros radicados en países que ofrecen costos menores a causa de la legislación laboral, entre otros factores.
  • El que se presta en las instalaciones de la organización que contrata el servicio de outsourcing.
  • El que se desarrolla en las instalaciones de la empresa que presta el servicio de outsourcing.

El outsourcing tiene mucho de subcontratación, pero no sólo es eso, es más bien establecer alianzas con firmas colaboradoras que harán más eficientes determinadas tareas de la organización. Que una empresa se decida a externalizar una o varias áreas no es una moda, por más que la abundancia de titulares sobre ello en estos momentos parezca sugerirlo. Los expertos opinan que la externalización de los servicios no es sólo un asunto de economía, sino de estrategia.

Para lograr un buen resultado en el proceso de outsourcing hay que considerar que este debe tener una visión definida. Un paso importante dentro de este proceso, es lograr que los integrantes de las organizaciones entiendan los fundamentos de esta separación de actividades, así como los motivos por los cuales se lleva a cabo y los beneficios que puede traer para la organización su implementación.

 


Gerente de Contabilidad Outsourcing y ACR. Contador Público Colegiado, egresada de la Universidad Central de Venezuela, con más de 14 años de experiencia en el área de Contabilidad, Nómina y de Impuesto Nacionales. Ha participado en talleres de actualización sobre NIIF y Actualizaciones de Impuesto.

 

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Puede continuar si esta de acuerdo, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

Privacidad & Política de Cookies