Síganos en:

Suscríbase gratis a nuestro boletin

Finanzas Digital

Noticias de economía y finanzas


Buena suerte Venezuela

diciembre 7, 2018

Luis Fuenmayor ToroLuis Fuenmayor Toro.- A pocas horas del proceso electoral del 9 de diciembre, en el que se elegirán los concejales de los 335 municipios del país, no nos queda más que esperar por el buen juicio de los venezolanos, quienes con su participación pueden efectuar una demostración contundente de fuerza y derrotar a un gobierno ventajista, tracalero, cínico, indolente y represivo, y en este momento claramente minoritario en el seno del electorado. Sabemos que es muy difícil para la gente sobreponerse a la desesperanza y el derrotismo existentes, máxime cuando estos han sido cuidadosamente cultivados, desde hace 20 años por lo menos, por el modelo político polarizado imperante todavía aunque seriamente resquebrajado.

En casi el cien por ciento de los municipios se logró alcanzar acuerdos electorales unitarios de la oposición democrática, cuyos candidatos, por lo menos en el caso de los partidos integrantes de la Concertación por el Cambio, surgieron de las regiones y de los municipios y no fueron impuestos por las direcciones partidistas. Y esta afirmación no es un lugar común, siempre presente en los discursos mentirosos de los partidos políticos, sino una realidad que colectivamente se impulsó y que personalmente ayudé a instrumentar a lo largo de ese difícil proceso, pues me tocó, junto con María Verdeal, Vicepresidente del MAS, coordinar el equipo que ayudó y le hizo seguimiento a la conformación de todas las opciones electorales.

Tenemos conocimiento que en por lo menos la mitad de los estados, entre ellos Mérida, Nueva Esparta, Táchira, Anzoátegui, Lara y Miranda, los equipos iniciales de trabajo electoral se han convertido en grupos plurales de muy activos, que han hecho de la unidad de la oposición democrática una expresión concreta, mucho más allá del discurso, y que enfrentan en las calles, barrios y urbanizaciones a las posiciones abstencionistas existentes en la población y al discurso negligente que las aúpa. No sé cuál es el grado de inserción social de estos equipos, pero es de esperar que sus trabajos proselitistas rindan frutos para el futuro de la democracia venezolana y la necesaria acumulación de fuerzas, que se requiere para seguir enfrentando a la mafia gobernante actual.

Sabemos además que las 28 alcaldías en manos de alcaldes opositores, que enfrentaron en su momento la suicida línea de abstención, se encuentran movilizados, en su mayoría junto con la oposición democrática, en función de defender sus municipios y sus cámaras municipales del asalto destructivo del PSUV y sus adláteres. Esto hace prever que en esos municipios el gobierno vuelva a perder las elecciones, tal y como ocurrió hace unos meses, a pesar del llamado abstencionista de los partidos, grupos e individualidades, que han puesto sus esperanzas en intervenciones extranjeras y de quienes son chantajeados por este discurso radicaloide. La Iglesia, a través de Baltasar Porras, ya se pronunció llamando a votar en las elecciones de concejales venideras.

Hacer vaticinios no es fácil y no me gusta. Sin embargo me atreveré a efectuar algunos, aunque mezclados con deseos y exhortaciones. Sería ideal que el número de los votos opositores superara la votación del gobierno, aunque fuera por un voto; demostraría que no es invencible e iniciaría la imprescindible recuperación de la confianza en las elecciones. Esta meta es muy difícil de lograr ante la desesperanza de la gente y el juego perverso abstencionista. Pienso que se puede ganar en los municipios de aquellos estados, que disponen de equipos motivados y coherentes, lo que demostraría las dos conclusiones ya señaladas, pero restringidas a donde la gente salió a votar. En cualquier caso, felicito a quienes no se han dejado llevar por la desazón, ni por la cobardía, ni por el facilismo que significa no hacer nada.

 

@LFuenmayorToro

 



Acerca del autor

Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Médico-Cirujano, Farmacólogo, Universidad Central de Venezuela y en Universidad de Cambridge, Inglaterra; Ph.D. Neuroquímica, neurofisiología, conducta animal, Universidad de Cambridge; Rector Universidad Central de Venezuela (1988-1992); Profesor Titular UCV; Investigador en Neuroquímica, Neurofisiología, Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología. Coordinador Nacional de “De Frente con Venezuela”

Don`t copy text!