Síganos en:

Suscríbase gratis a nuestro boletin

Finanzas Digital

Noticias de economía y finanzas


José Gregorio Graterol: 82% de la población no recibe agua potable continua

Foto: @HIDROCAPITALca

José Gregorio Graterol: 82% de la población no recibe agua potable continua
junio 6, 2019

El presidente de la Comisión Permanente de Ambiente, Recursos Naturales y Cambio Climático de la Asamblea Nacional, José Gregorio Graterol, resaltó que en Venezuela no hay nada que celebrar este miércoles Día Mundial del Ambiente, ya que 82% de la población no recibe agua potable continua y 30 % de la misma se pierde debido al daño de tuberías, según cifras del Reporte Nacional Emergencia Humanitaria Compleja y Derecho al Agua.

Asimismo, indicó que el referido reporte destacó que 75% de los hospitales no recibe el vital líquido y los planteles educativos en todos sus niveles se ven obligados a retirar a los estudiantes porque no cuentan con el servicio de agua, afectando el año escolar.

“Hoy Día Mundial del Ambiente, queremos destacar que Venezuela no cuenta con una política de protección al medio ambiente y no hay una institucionalidad vinculada al ambiente que garantice una gestión eficaz en esta área. La falta de agua potable viola el derecho a la vida y a la salud establecido en la Constitución”.

Así lo dio a conocer el represente de el estado Falcón en el Foro: “Derecho Humano al Agua y la Sostenibilidad Ambiental en el Marco del Día Mundial del Ambiente” el cual se llevó a cabo este miércoles en el salón Simón Rodríguez del edificio José María Vagas, sede administrativa de la AN.

Asimismo, expresó que el problema en el país no es el agua, porque Venezuela cuenta con mucha, la problemática es producto de la mala gestión administrativa, la poca o nula inversión en esta área y el manejo de todas las instancias de un gobierno ineficiente, afectando a toda una población que requiere una cantidad de agua, pero con calidad.

Carlos Peláez, biólogo y Director de Educación de la Organización No Gubernamental Provita, y primer expositor en la actividad, manifestó que en Venezuela no hay una gestión ambiental porque no hay protección hacia las cuencas que producen agua, ni hay protección hacia las infraestructuras y mucho menos, existe una gestión sobre los desechos sólidos, así como la poca protección de la biodiversidad que genera los suelos que producen los alimentos.

“Si entendemos mejor el tema ambiental, entenderemos la base de como funcionan las cosas. Por ejemplo, la solución sobre el tema de la gasolina no basta simplemente en recuperar las refinerías, también está en generar fuentes alternativas de energía para que las refinerías se den abasto y no gastar tanto Diesel en una planta termoeléctrica, si la podemos tener hidroeléctrica o eólica”.

Aseguró que Venezuela es un país que depende de su ecosistema, eso incluye el agua y los alimentos. “Eso se debe entender para lograr soluciones eficientes pero que a su vez se ejecuten”.

La representante del departamento de ingeniería sanitaria y ambiental de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Griselda Ferrara de Giner quien participó como ponente, informó a través del Reporte Nacional Emergencia Humanitaria Compleja y Derecho al Agua, que la falta de mantenimiento de las redes de distribución de agua potable y de las conexiones domiciliares provocan pérdidas de 5.400 litros de agua ya tratada.

Asimismo, explicó que hay una disminución drástica del servicio de aguas residuales y en el año 2011, se contabilizó una recolección de sólo 30% de agua servida de la población, sumado a esto, se encuentra que las fuentes de captación están deterioradas, las cuencas productoras de agua, dentro y fuera del Sistema Nacional de Parques están siendo intervenidas, taladas y contaminadas con la consecuente disminución de sus caudales.

Ferrara indicó que el referido reporte señaló que las empresas hidrológicas se encuentran sin supervisión, sin recursos incumpliendo su trabajo, además las plantas de potabilización convencionales están impedidas de potabilizar el agua cruda por el alto nivel de contaminación entre otros problemas, en este sentido sostuvo que el reporte plantea que el Estado tiene la obligación internacional de garantizar un sistema de abastecimiento y gestión de agua que llegue en forma suficiente, regular y apta a cada hogar, institución educativa, centro de salud y lugar de trabajo, así como regular y controlar eficazmente los recursos hídricos que evite su contaminación y extracción no equitativa, de igual forma aceptar asistencia humanitaria internacional entre otros.

Por su parte, Isabel Novo, quien expuso parte del trabajo de investigación de la Fundación Tierra Viva: ¿Qué siente el ciudadano de Caracas antes las fallas en el servicio de agua potable?, el cual arrojó que 75% de los consultados no les llega el agua regularmente, solo al 25%.

Otro de los datos importante del referido estudio es que 98% están afectados de alguna forma por el racionamiento del agua.

Sobre las principales causas de la escasez de agua potable, 95 % consideró que se debe a la mala gestión del gobierno.

Novo indicó que parte de las conclusiones de la investigación considera que la población de Caracas está siendo sometida a unas condiciones de servicio de agua potable que no cumplen con las condiciones necesarias para realizar el derecho al agua potable y que el Gobierno Nacional no parece estar adoptando las medidas apropiadas para lograr la plena efectividad de este derecho.

De igual forma sostienen que la situación actual no admite demoras ni postergaciones, alcanzar las metas establecidas en el punto 6 de los objetivos de Desarrollo Sustentables de las Naciones Unidas no es un tema de logros políticos, sino de desarrollo y derechos humanos, enfatizó.

Olga Guedes, miembro de la Red de Mesas Técnicas de Aguas de Baruta indicó que el problema del agua en el país se viene agudizando desde 2015, con el fenómeno de El Niño y a su juicio, el Estado solo se quedó con la idea del racionamiento sin hacer más nada. “No invirtió, no hizo mantenimiento a las estaciones de bombeo y por eso tenemos este drama nacional”.

El científico venezolano Jon Paul Rodríguez, fundador de la organización Provita e investigador del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, basó su exposición en los Libros y Listas Rojas, los cuales son una serie de catálogos de especies amenazadas en el mundo donde se resumen la situación actual de cada una y se le asigna una categoría que se refleja su riego de extinción.

La categoría de los libros rojos fue usado por primera vez a mediados de los años 70 y desde entonces se ha aplicado a las especies amenazadas no sólo en un ámbito global sino también en numerosos países y regiones.

En este sentido el Libro Rojo de los Ecosistemas Terrestre de Venezuela es el mayor reto que Provita ha enfrentado en búsqueda de herramientas innovadoras para la conservación de la naturaleza, expresó Rodríguez.

 

Fuente: Asamblea Nacional

 



Noticias relacionadas

Don`t copy text!