Síganos en:

Suscríbase gratis a nuestro boletin

Finanzas Digital

Noticias de economía y finanzas


Moral y Negociación

agosto 17, 2019

Ismael-Perez-Vigil-1Ismael Pérez Vigil.- El poder de la dictadura se ejerce desde Miraflores, aunque su soporte y fuerza está en Fuerte Tiuna y en las demás fuerzas policiales, represivas y colectivos armados. Los demás poderes –el Ciudadano, el Electoral y el Judicial–, son apenas títeres del poder de Miraflores, aunque simulen tener algún atisbo de independencia en determinadas oportunidades.

El poder Legislativo, la Asamblea nacional (AN), es el único poder verdaderamente autónomo, que goza de legitimidad y reconocimiento internacional y está dominado por la oposición, hasta el punto que los diputados oficialistas abandonaron la AN para refugiarse en la irrita ANC, que carece de legitimidad, legalidad y reconocimiento nacional e internacional.

La dictadura utiliza toda su fuerza represiva y poder del estado para tratar de desconocer la AN y utiliza al TSJ y la Contraloría como sicarios ejecutores de su política de odio hacia sus “enemigos” políticos, con sentencias y decisiones para desconocerla y perseguir a sus diputados. No le busquemos una lógica a lo que no lo tiene; las decisiones del TSJ y de la Contraloría –como por ejemplo las últimas del 12 y 15 de agosto, respectivamente– son decisiones políticas y adefesios jurídicos. Esas sentencias del TSJ y las decisiones de la Contraloría, no son más que la manifestación de la crisis política; es la señal inequívoca de que este régimen no está dispuesto al diálogo sino a la intimidación y la amenaza.

Sin embargo, en esa fuerza de la AN –que le confirió el voto popular y refuerza con su actuación– y en el apoyo de la comunidad internacional al presidente Juan Guido descansa la fuerza de la oposición, que a pesar de no ser del mismo tenor –sobre todo físico– que la de la dictadura, ha logrado obligarla a sentarse en la mesa de negociación. No es poca cosa esto.

Con diversos argumentos, sectores minoritarios, pero muy ruidosos, de la oposición y del oficialismo, se han opuesto a ese proceso de negociación, que en principio busca una salida electoral a la dictadura, pero que su horizonte y posibilidades no se limitan a eso, puede abarcar mucho más, dependiendo del apoyo –nacional e internacional– que la oposición logre concitar.

He explicado (¿Por qué negocia la dictadura?) cuales son las razones por las cuales la dictadura ha tenido que aceptar el proceso de negociación y he descartado algunos de los argumentos que se esgrimen para desestimarla. He afirmado que “ganar tiempo” no es la clave para entender la posición de negociar, por lo que no abundare más en este argumento.

Pero hay otro argumento, utilizado en contra de la negociación –la de Barbados o cualquier otra– y que se refiere a que hay una especie de superioridad ética o moral en quienes la rechazan; es el manido argumento de que no se debe “negociar con delincuentes” ya que eso es algo “indigno”, “inmoral”. Ya muchos han respondido a quienes así piensan con el planteamiento de si ellos no negociarían la libertad o seguridad de un familiar o amigo que estuviera secuestrado o amenazado por algún delincuente. En mi caso no es una pregunta retórica, lo tuve que hacer por unos amigos que fueron secuestrados y lo volvería hacer todas las veces que fuera necesario y no me sentí disminuido moralmente, ni a la par de los delincuentes con los que negociaba.

Esa es ni más ni menos la situación de Venezuela. Estamos secuestrados por un poder omnímodo y delincuencial, basado en la fuerza, que es apenas apoyado por un escaso porcentaje de los venezolanos, a muchos de los cuales –para sobrevivir– no les queda más alternativa que hacerlo; pero la dictadura no tiene ninguna legalidad ni legitimidad y no tiene reconocimiento de la mayoría de la comunidad nacional, mucho menos de la comunidad democrática internacional. ¿Cómo no se va a negociar, con la dictadura secuestradora, la libertad de los venezolanos? ¿Cómo podemos pensar en inhibirnos de hacerlo por creer que nos “igualamos” a ellos por negociar? ¿Acaso quien negocia la libertad y la vida de un secuestrado se iguala en condición moral con el delincuente que lo tiene secuestrado?

Claro está –ya otras veces lo he dicho y lo repito ahora, con toda la ironía del caso– que sin duda sería más grato negociar la situación de Venezuela con, por ejemplo,  la Conferencia Episcopal Venezolana, o con alguna congregación religiosa, o con los honorables miembros de alguna academia, o con algún organismo internacional defensor de los derechos humanos, etc. pero, desafortunadamente, ninguno de ellos ejerce el poder en el país y por lo tanto con quien hay que negociar es con quien lo tiene, lo ejerce, lo usurpa, y se niega a dejarlo. No creo que eso sea indigno, inmoral o falto de ética. Mucho menos creo que dialogar sea sinónimo de rendición o de carencia de principios. Más bien creo que quienes usan esos argumentos, podrían estar incurriendo en un retórico chantaje político, de dudoso valor.

Mandela negoció con los racistas surafricanos que lo habían mantenido preso por décadas; Lech Walesa negoció con los comunistas, que habían sojuzgado al pueblo polaco por 50 años; los españoles demócratas negociaron con los franquistas para que permitieran la instauración de la democracia, tras cuarenta años de cruenta dictadura; el Movimiento Libre de Aceh negoció con el Gobierno Indonesio, después de 30 años de guerra y 15 mil muertos; los demócratas nicaragüenses negociaron con el sátrapa asesino de Ortega su entrega del poder; los demócratas chilenos negociaron con el dictador Pinochet para llegar a un proceso electoral en el que finalmente triunfaron; y así pudiéramos seguir citando ejemplo tras ejemplo, independientemente de cuál fue el detonante que llevó a esas negociaciones y la forma final con la que se resolvieron esos conflictos; el hecho cierto fueron las negociaciones y nunca fueron entre contrincantes que se pudieran considerar de la misma catadura moral.

Si se trata de la libertad de Venezuela, hasta habría que “negociar con el diablo”, si fuera preciso, como una vez dijera Sir Winston Churchill cuando le preguntaron si sería capaz de negociar la paz con los enemigos de Inglaterra.

 

@Ismael_Perez

 



Acerca del autor

Ismael Pérez Vigil

Ismael Pérez Vigil

Politólogo, Universidad Central de Venezuela. Postgrado en Estudios Interdisciplinarios, San Francisco State University. Especialista, Asesor de Empresas y Consultor en Comercio Internacional, Legislación de Comercio Exterior y Aduanera de Venezuela e Internacional, Acuerdos Internacionales Bilaterales y Multilaterales, Asesoría en Casos de Competencia Desleal y Dumping, Acceso a Mercados Internacionales.

Don`t copy text!