Síganos en:

// //

Suscríbase gratis a nuestro boletin

Finanzas Digital

Noticias de economía y finanzas


Ilegalidades e inconstitucionalidades

diciembre 29, 2019

Luis Fuenmayor ToroLuis Fuenmayor Toro.- En Venezuela se perdió completamente eso que conocimos en el pasado como “legalidad” y “constitucionalidad”. No es mi intención en este momento saber exactamente cuándo comenzó a perderse ni quien fue el principal responsable. Quizás pueda dedicar algún artículo posterior a este tema, aunque pienso que no nos ayudará a tratar de resolver el problema de la ausencia de Estado constitucional de derecho y de justicia. Lo que sí quiero enfatizar es que, en el presente, la comisión de hechos inconstitucionales e ilegales está muy bien repartida entre el gobierno de Maduro, o el rrrrégimen como les gusta a los locos e ignorantes llamarlo, y la oposición guaidoista de la Asamblea Nacional, a la que los otros locos e ignorantes la llaman de distintas formas. Y es eso lo que quiero dejar sentado, pues hay todavía quienes pretenden refugiarse en las leyes y la Constitución, para excusar sus inexcusables acciones y perversiones.

Ilegal e inconstitucional fue dar por suspendido un referendo revocatorio presidencial, mediante unas sentencias burdas de 6 tribunales penales de control, totalmente incompetentes para pronunciarse contra un acto dictado por un Poder Nacional: el Poder Electoral. Este abominable hecho no tiene justificación posible ninguna, por más esfuerzos que algunos quieran hacer. Fue simplemente una sinvergüenzura. Ilegal e inconstitucional fue también que Juan Guaidó se haya auto juramentado como Presidente de la República en una plaza pública y no ante la Asamblea Nacional. Y peor que, luego de auto designarse, se le siga considerando Presidente del Poder Legislativo. Esta dualidad no solo viola la Constitución, sino que va contra la esencia misma de la República, pues violenta la división de poderes. Que diputados opositores de la Asamblea hayan apoyado este exabrupto o se hayan hecho los locos, da una idea de la gravedad de estas violaciones en el país.

No existen golpes de Estado que sean legales ni constitucionales, por lo que el llamado permanente de los opositores extremistas, a que la FANB derroque a Maduro, tiene características delictivas. Fueron delitos entonces el golpe del 11 de abril de 2002 y el también de abril pero de 2019, pese a no ir más allá de ser una ridiculez mayúscula. Y así mismo, fue un delito el golpe de Chávez de febrero de 1992, que ha querido ser convertido, por la fantasía de los pseudo revolucionarios, en un movimiento insurreccional cívico militar, el cual conmemoran anualmente como fecha patria desde 1999, cuando en realidad lo que están haciendo es una exaltación a delinquir. Exaltación que sirve de excusas a quienes organizan golpes de Estado contra Maduro.

Fue claramente ilegal e inconstitucional la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, pues no se consultaron sus bases al pueblo soberano y la elección se hizo corporativamente y no como manda la Constitución vigente. Es también inconstitucional darle a semejante esperpento poderes supra constitucionales, cuando es claro que nada puede estar por encima de la Constitución vigente y ésta sólo deja de tener vigencia cuando el pueblo aprueba una nueva Carta Magna. Y afirmar, como algunos enloquecidos hacen, que la ANC es plenipotenciaria ya alcanza los niveles del ridículo político. Pero así mismo fue ilegal, inconstitucional, torpe y ridículo, hacer que la AN electa en diciembre de 2015 declarara el abandono del cargo de Maduro, cuando era más que obvio que lo que había era todo lo contrario: la presencia omnímoda de Maduro en todo el acontecer nacional. Realmente, era un exceso en el desempeño del cargo.

Se llegó a situaciones tan absurdas que se declara el abandono del cargo y luego se destituye del cargo a quien ya lo había abandonado. Cómo se ve, la pérdida no es sólo de la constitucionalidad y la legalidad, sino también del sentido común.

Nota al margen: Reciban todos mis lectores y los medios físicos y electrónicos de comunicación que publican mis artículos, mie mejores deseos para estas navidades y para el próximo año.            

 

@LFuenmayorToro

 



Acerca del autor

Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Médico-Cirujano, Farmacólogo, Universidad Central de Venezuela y en Universidad de Cambridge, Inglaterra; Ph.D. Neuroquímica, neurofisiología, conducta animal, Universidad de Cambridge; Rector Universidad Central de Venezuela (1988-1992); Profesor Titular UCV; Investigador en Neuroquímica, Neurofisiología, Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología. Coordinador Nacional de “De Frente con Venezuela”

Don`t copy text!