//

Síganos en:

// //

Suscríbase gratis a nuestro boletin

Finanzas Digital

Noticias de economía y finanzas




Vaticano declara al Dr. José Gregorio Hernández “El Médico de los pobres” de Venezuela beato de la Iglesia Católica

Vaticano declara al Dr. José Gregorio Hernández “El Médico de los pobres” de Venezuela beato de la Iglesia Católica
junio 19, 2020

El doctor José Gregorio Hernández “médico de los pobres” fue declarado beato por las autoridades del Vaticano este viernes, 19 de junio.

“En su audiencia con el Cardenal Angelo Becciu, el Papa (Francisco) autorizó los decretos que darán a la Iglesia cuatro beatos que representan el continente sudamericano y a Europa con su anhelo de servicio a los pobres, la nación y los jóvenes”, confirmó la Conferencia Episcopal Venezolana.

Los Decretos promulgados este viernes por la Congregación para las Causas de los Santos con la autorización del Papa Francisco, llevarán a la beatificación a tres Venerables Siervos de Dios que vivieron en el siglo XIX, por el reconocimiento de un milagro atribuido a su intercesión. Entre ellos está el médico venezolano José Gregorio Hernández, quien es venerado no solo en la nación caribeña sino en otras latitudes del mundo.

La Iglesia de Venezuela, de Latinoamérica y de todo el mundo se alegra porque ha sido anunciado el reconocimiento de un milagro que permitirá la próxima beatificación de uno de los laicos católicos más célebres de dicho país. Se trata de José Gregorio Hernández Cisneros, nacido el 26 de octubre de 1864 en Isnotú, en el estado andino de Trujillo, y fallecido en 1919 en Caracas tras un accidente de coche a la edad de 54 años. José fue el primero de seis hermanos. Se graduó en medicina en Caracas y profundizó sus estudios en París, Berlín, Madrid, Nueva York. Se convirtió en profesor universitario y científico: fue uno de los primeros en introducir el microscopio en el país y fundó la cátedra de bacteriología en la universidad de la capital venezolana. Una fe viva lo acompañaba siempre: para él la medicina era una misión, sobre todo para los más necesitados. A menudo compraba medicinas para sus pacientes y en lugar de pedirles dinero por la consulta, se la daba. De hecho, en su Venezuela natal es conocido como el “médico de los pobres”.

José Gregorio tenía una fuerte vocación religiosa: en un principio quería ser monje y se fue a Italia en 1908, donde entró en la comunidad de Certosa di Farneta, en la provincia de Lucca. Sin embargo, tuvo que volver a casa por razones de salud. Lo intentó de nuevo algunos años más tarde, comenzando los estudios teológicos en el Colegio Pío Latinoamericano en Roma, pero se enfermó nuevamente. Así, comprendió que Dios lo estaba llamando a la vida laical, y se convirtió en Terciario Franciscano, de modo que, como san Francisco de Asís, reconoció el rostro de Jesús en cada enfermo. Trató a los pacientes con valentía durante la epidemia de fiebre española. El 29 de junio de 1919, mientras iba a la farmacia a comprar medicinas para una anciana, fue atropellado por un coche y llevado al hospital donde recibió la Unción de los Enfermos. Murió diciendo estas palabras: “¡Oh, Virgen Santa!”.

Con información de Diario las Américas

 






Noticias relacionadas