//

Síganos en:

// //

Suscríbase gratis a nuestro boletin

Finanzas Digital

Noticias de economía y finanzas




La pandemia profundiza aún más la masiva informalidad de la economía peruana

La pandemia profundiza aún más la masiva informalidad de la economía peruana
agosto 20, 2020

Las inmediaciones del mercado central de Lima tienen un ir y venir de vendedores ambulantes que, antes de la pandemia, eran trabajadores estables o tenían un negocio que acabó abruptamente con la aparición del virus, el reflejo de una situación que ha disparado las ya altísimas tasas de informalidad de Perú.

Desde las nueve de la mañana, Jorge Ramírez llega con su cargamento de atomizadores y mascarillas para vender en las inmediaciones de la principal zona comercial de Lima, donde los importadores mayoristas han cambiado las vitrinas de juguetes y perfumes por envases de alcohol, protectores faciales y mamelucos que protegen contra el contagio de la COVID-19.

Ramírez fue un empleado del ministerio de Educación que puso un negocio junto a su esposa con la liquidación que obtuvo al salir de ese puesto, pero “la pandemia prácticamente nos quebró porque no tuvimos para pagar alquileres, no tuvimos capital, entonces hemos tenido que salir a vender a la calle”, explicó a Efe.

Dado que él y su familia no viven “en el cerro, en la barriada, (sino) vivimos en la ciudad, no hemos recibido ninguna ayuda” del Gobierno de Martín Vizcarra, que entregó bonos a las familias más vulnerables del país.

Durante los cuatro meses de cuarentena, “nos hemos ido gastando todo el capital, hasta que ya nos quedamos sin nada”, indicó Ramírez.

DEL CALL CENTER A VENDER SÁBANAS

A unos metros de él está Ronald Díaz vendiendo sábanas y colchas con una amiga del barrio, que también quedó desempleada este año.

“Realmente me inicié (como ambulante) cuando inició la pandemia porque anteriormente estaba trabajando en una empresa, pero debido a la pandemia quedé desempleado y, con los ahorros y todo lo que pude liquidar ahí, compré mi propia mercadería”, contó Díaz a Efe.

La empresa de ‘call center’ en la que trabajaba despidió a más del 50 % de sus trabajadores y comenzó a descontarles días de su mensualidad a los que se quedaron, lo que terminó por animar a Díaz a renunciar y buscar algo propio.

La venta ambulatoria está prohibida en el centro de Lima, pero “en base a la habilidad peruana que tenemos, tratamos de aprovechar los pocos espacios, los pocos momentos”, dice Díaz, al explicar cómo esquivan cada día a los guardias municipales para poder vender hasta poco antes de que empiece el toque de queda nocturno a las 10 pm.

SIETE MILLONES DE DESEMPLEADOS

La cuarentena en Perú ha dejado 6,7 millones de desempleados en Perú, con el mes de junio como el de peor resultado, al haber registrado 55 % de desempleo, según cifras compartidas por el economista Kurt Burneo.

“Hasta antes de la cuarentena o del aislamiento social teníamos un 72 % de trabajo en el sector informal, o sea un poco más de siete de cada diez eran informales”, señaló Burneo en entrevista con Efe.

“Ahora con los resultados que estamos mirando, la caída de la actividad económica sostenida, considerando que de abril a junio tenemos 6,7 millones de desempleados y en junio estamos hablando de un 55 % de desempleo, esto coadyuva a que la tasa de informales en el sector laboral pase posiblemente a un número cercano a nueve”, agregó.

Es decir, “nueve de cada diez (trabajadores), lo que era siete de cada diez”, remarcó el investigador.

 

Fuente: EFE






Noticias relacionadas