//

Síganos en:

// //

Suscríbase gratis a nuestro boletin

Finanzas Digital

Noticias de economía y finanzas




Banco Mundial: Reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos puede generar grandes beneficios para la seguridad alimentaria de los países y el medio ambiente

Banco Mundial: Reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos puede generar grandes beneficios para la seguridad alimentaria de los países y el medio ambiente
septiembre 29, 2020

EL Banco Mundial publicó su último informe en donde analizan que las inversiones que reducen la pérdida y el desperdicio de alimentos pueden dar lugar a grandes progresos en dos cuestiones apremiantes de esta época: la seguridad alimentaria y la sostenibilidad ambiental.No obstante, los resultados no son automáticos: los países necesitan soluciones bien orientadas.

Incluso antes de que la pandemia de COVID-19 alterara las cadenas de suministro nacionales —lo que llevó a algunos agricultores a destruir los cultivos no vendidos—, cerca de un tercio de todos los alimentos producidos anualmente se perdía durante el cultivo, el transporte o el procesamiento, o se desperdiciaba en las etapas de venta o consumo minorista. En un nuevo informe del Banco Mundial y cuatro estudios de casos de países, se analiza por qué la pérdida y el desperdicio de alimentos han sido cuestiones difíciles de manejar y se proponen soluciones específicas para cada país e incluso para cada producto básico.

“Las estrategias para reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos pueden reportar múltiples beneficios”, dijo Juergen Voegele, vicepresidente de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial. “Junto con otras políticas e inversiones, estas estrategias pueden tener un papel fundamental a la hora de ayudar a los países a mejorar la salud de sus habitantes, de su economía y del medio ambiente”.

Cuando los alimentos se cultivan solo para descartarse, se consumen valiosos recursos naturales y se produce una contaminación innecesaria. Se generan emisiones de gases de efecto invernadero a partir del proceso de cultivar alimentos que no se consumen y de la descomposición de materia orgánica. Las emisiones relacionadas con la pérdida y el desperdicio de alimentos corresponden aproximadamente a un 8 % de las emisiones mundiales totales, por lo que los avances en esta esfera serían una forma prometedora de mitigar el cambio climático.

La reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos también puede mejorar la seguridad alimentaria. Si bien un enfoque muy utilizado por los Gobiernos de países de ingreso bajo y mediano es el de mantener los precios de los alimentos artificialmente bajos para afrontar la inseguridad alimentaria, esto tiene consecuencias porque los precios bajos no reflejan los verdaderos costos ambientales de producir alimentos y no generan desincentivos para conservar los recursos. Reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos puede incrementar la disponibilidad de comida y, por lo tanto, hacer que esta sea más asequible para los consumidores sin incrementar la producción ni continuar desgastando los recursos naturales.

“Las prioridades de política y las circunstancias particulares de cada país deben orientar la atención que se pone en las diferentes etapas de la cadena de suministro”, dijo Geeta Sethi, asesora del Departamento de Prácticas Mundiales de Alimentación y Agricultura del Banco Mundial y autora principal del estudio. “Los países necesitan buenos datos y análisis para poder elegir los instrumentos de política más adecuados y realizar inversiones coherentes”.

Fuente: Banco Mundial






Noticias relacionadas