Aclarando conceptos y afirmando principios

Daniel-Lahoud

Daniel Lahoud.- Quiero llamar la atención por varias cosas que he visto y vivido en los últimos meses. Antes, quiero aclarar que no soy partidario del Sr. Trump, eso sí tengo mis simpatías en el partido Republicano, y en ocasiones mis alumnos me han oído decir que simpatizo mucho con las propuestas de Ron Paul y de su hijo Rand Paul. Pero, aunque respeto a algunos líderes demócratas, no siento simpatía por ellos. Esto lo aclaro, porque hay cosas que voy a decir que pueden ser mal interpretadas.

Las Redes Sociales son Bienes Públicos, debido a que cualquier persona puede abrir una cuenta en ellas y la apertura de una cuenta no impide que otra persona pueda entrar en ella. Solo por eso, son bienes públicos. Hay que entender además, que un bien público no significa que le pertenece a los gobiernos (en muchos lugares usan la palabra Estado) y tampoco significa que necesiten regulación. Por eso el creador de esa red social no es dueño de ella, puede ser dueño de la plataforma, pero sus beneficios provienen de obtener información de quienes participan en la Red, lo que puede de alguna manera convertirse en una violación de la privacidad, por eso los contratos de afiliación.

Ahora, cuando yo abro una cuenta, soy dueño de lo que digo en ella y además soy mucho más dueño de lo que callo, y lo que callo es aquello de lo que sin mi consentimiento los dueños de la red se apropian, cuando yo doy información al entrar en ella. En este sentido, si yo digo algo inconveniente, no pueden prohibírmelo, quienes me siguen pueden decidir en uso de su libertad dejar de seguirme o aceptar mis inconvenientes comentarios. Por eso podemos decir cosas geniales, interesantes, o francas estupideces y somos los dueños de eso, aunque al difundirlo lo hacemos público. Quienes me escuchan pueden sentir afinidad, pueden escandalizarse e incluso pueden sentir pena por lo que digo y eso, al final determina si pasan a ser mi público (seguidores) o si deciden dejarme solo con mis elucubraciones.

Quizá la única razón admisible para que cierren una cuenta es que yo incite con ella a cometer un delito, por ejemplo, si llamo a la gente a linchar a alguien, o si comunico que una determinada propiedad que no es mía es fácil de tomar, todas esas cosas que de verdad se constituyen en delitos no deben permitirse en las redes. Incluso, hay gente que habla de delitos de odio, ese es el mayor de los ridículos de la sociedad actual. Si alguien dice que yo soy feo, que estoy obeso, o que mi piel tiene un determinado color, eso no es delito de odio, la calificación ahí es puramente subjetiva y se diluye entre la posibilidad que sea verdad, cosa que no me debe preocupar, o que sea mentira, cosa que aun menos me debe preocupar.

@daniellahoud

Acerca del Autor

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Puede continuar si esta de acuerdo, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

Privacidad & Política de Cookies