Inicio Cinta El FMI aprueba una Línea de Precaución y Liquidez por USD 2.700 millones a favor de Panamá para hacer frente a la pandemia de COVID-19

El FMI aprueba una Línea de Precaución y Liquidez por USD 2.700 millones a favor de Panamá para hacer frente a la pandemia de COVID-19

por kacosta
FMI
  • El Directorio Ejecutivo del FMI aprobó hoy un acuerdo de dos años en favor de Panamá en el marco de la Línea de Precaución y Liquidez (LPL) por un monto equivalente a USD 2.700 millones (DEG 1.884 millones). La LPL servirá como seguro contra choques externos extremos derivado de la pandemia COVID-19.
  • El acceso a la LPL en el primer año será por un monto equivalente a alrededor de USD 1.350 millones (942 millones DEG). Las autoridades tienen la intención de manejar este financiamiento de manera precautoria.
  • Panamá puede acceder a la LPL gracias a sus sólidos fundamentos económicos, sólidos marcos de política institucionales, un largo historial de buen desempeño económico e implementación de políticas, y el compromiso de mantener estas políticas en el futuro. El acuerdo debería apuntalar la confianza del mercado y brindar protección contra los riesgos a la baja.

El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó el día de hoy la solicitud de Panamá de un acuerdo de dos años en el marco de la Línea de Precaución y Liquidez (LPL) por un monto de DEG 1.884 millones (500 por ciento de la cuota de Panamá, equivalente a alrededor de USD 2.700 millones), al que las autoridades tienen previsto dar el carácter precautorio. La LPL servirá como seguro contra choques externos extremos derivado de la pandemia COVID-19.

En 2020, Panamá se vio gravemente afectada por la pandemia mundial ya que las medidas de contención redujeron significativamente la actividad económica, especialmente el turismo. Además, el país fue azotado por el huracán Eta y la tormenta tropical Iota que redujeron gran parte de la producción agrícola del país. Como resultado, se estima que la producción se redujo en un 9 por ciento, y la situación fiscal se deterioró significativamente en medio de caídas de ingresos y presiones de gastos.

Si bien Panamá puede cubrir sus necesidades de financiamiento externo en las condiciones actuales, el acuerdo brinda un seguro contra riesgos a la baja. Las prioridades de política bajo la LPL incluyen mantener un nivel adecuado de gasto en salud y los sectores sociales durante la pandemia, continuar fortaleciendo los marcos de políticas institucionales, incluida la integridad financiera y la adecuación de los datos, y preparar la economía para la recuperación pospandémica.

La LPL se introdujo en 2011 para satisfacer de manera más flexible las necesidades de liquidez de los países miembros con sólidos fundamentos económicos y sólidos antecedentes de implementación de políticas, pero con algunas vulnerabilidades restantes.

Al término de las deliberaciones del Directorio Ejecutivo, el Subdirector Gerente y Presidente del Directorio, Mitsuhiro Furusawa, realizó la siguiente declaración:

“Las sólidas políticas macroeconómicas de Panamá han llevado a más de tres décadas de crecimiento dinámico. Sin embargo, el impacto de la pandemia COVID-19 ha provocado un deterioro considerable de la situación y las perspectivas macroeconómicas del país. El acuerdo de dos años bajo la Línea de Precaución y Liquidez (LPL) por el 500 por ciento de la cuota (DEG 1.884 millones) ayudará a las autoridades en sus esfuerzos de lograr la recuperación económica contra la pandemia, abordará las vulnerabilidades pendientes y apuntalará la confianza del mercado.

“Panamá califica bajo la LPL ya que tiene un desempeño muy sólido en tres de las cinco áreas de calificación (externa, fiscal y monetaria) y no tiene un desempeño sustancialmente inferior en las otras dos áreas (financiera y de datos). También cumple con los criterios de acceso excepcional. Las autoridades tienen la intención de tratar el financiamiento del acuerdo LPL de manera precautorio.

“Las autoridades han implementado decididamente medidas para contener la pandemia y mitigar su impacto en la economía. Estos incluyen una relajación temporal de los límites de déficit fiscal en virtud de la Ley de Responsabilidad Social y Fiscal para respaldar los gastos relacionados con el sector social y de salud, la autorización a los bancos de utilizar sus provisiones dinámicas acumuladas para absorber pérdidas crediticias y reestructuraciones de préstamos para los prestatarios afectados. Las autoridades están comprometidas con una consolidación fiscal gradual y una recalibración de las respuestas de políticas una vez que la pandemia retroceda.

Fuente: FMI

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Puede continuar si esta de acuerdo, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

Privacidad & Política de Cookies