Inicio Cinta La OPS alerta que las variantes de Sudáfrica, Inglaterra y Brasil amenazan América Latina

La OPS alerta que las variantes de Sudáfrica, Inglaterra y Brasil amenazan América Latina

por kacosta
Organización Panamericana de la Salud

La Organización Panamericana de la Salud informó este jueves que se han detectado tres nuevas variantes del virus SARS-CoV-2 en 14 países de las Américas, y expresó su preocupación por la posible mayor propagación y gravedad de los casos de COVID-19 en la región.

La actualización epidemiológica publicada por la OPS advierte que “recientemente se ha documentado que las personas infectadas con la variante VOC 202012/01, identificada inicialmente en Inglaterra, presentan mayor riesgo de morir que las personas infectadas con otras variantes. Los estudios preliminares sugieren que la variante 501Y.V2, identificada en Sudáfrica, está asociada con una carga viral más alta, lo que podría sugerir un potencial mayor transmisibilidad “.

“Las mutaciones son esperadas como parte de la propagación de cualquier virus. Es por ello que instamos a las autoridades nacionales y locales a que continúen fortaleciendo las actividades enfocadas al control de la enfermedad, incluyendo el monitoreo cercano de la COVID-19. Se requiere de vigilancia epidemiológica, incorporando la ampliación de la vigilancia genómica regional, la investigación de brotes y el rastreo de contactos. Cuando sea apropiado, también se requiere ajustar las medidas de salud pública y sociales para reducir la transmisión”, dijo Sylvain Aldighieri, gerente de incidentes de la OPS.

En referencia con las dos variantes detectadas recientemente en el Reino Unido y Sudáfrica, Aldighieri señaló que al parecer no se ha generado transmisión comunitaria en la región de las Américas hasta el momento. Los casos parecen limitarse, por ahora, a personas que viajan desde ambos países o conectadas con personas que viajan desde los mismos.

La tercera variante, detectada en el estado de Amazonas, Brasil, es más predominante a nivel local. Los investigadores han sugerido recientemente un vínculo causal con el incremento de hospitalizaciones observado durante las últimas semanas en Manaos, “pero aún es temprano para sacar conclusiones sobre la intensidad de la asociación entre la aparición de la variante y la dinámica reciente de la transmisión”, indicó Aldighieri.

Una o dos de las variantes han sido identificadas en Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Cuba, Ecuador, Estados Unidos, Jamaica, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Santa Lucía y Trinidad y Tobago.

Marcando un hito sombrío, el número de muertes en las Américas debido a la COVID-19 alcanzó 1.015.534 el pasado 26 de enero. El número de personas infectadas con la enfermedad llegó a 44.197.482 en 56 países y territorios de las Américas.

En África ya se sienten las consecuencias de las variantes, informó la Organización Mundial de la Salud este jueves, los casos de COVID-19 y las muertes están aumentando a medida que las nuevas cepas más contagiosas del virus se propagan a otros países.

Desde que se identificó la variante del virus de Sudáfrica a finales de diciembre, las muertes se han duplicado, con más de 15.000 concentradas en 10 naciones principalmente del sur y norte del continente.

En la última semana, hubo una pequeña caída en los casos en Sudáfrica, pero 22 países continúan viendo un aumento en el número de casos.

La variante 501Y.V2 es predominante y está generando un número récord de casos en Sudáfrica y la subregión. Se ha encontrado en Botswana, Ghana, Kenia, la región francesa del Océano Índico de Mayotte, Zambia y en 24 naciones no africanas.

“La variante que se detectó por primera vez en Sudáfrica se ha extendido rápidamente más allá de África, es algo que me mantiene despierto toda la noche”, dijo el Doctor Matshidiso Moeti, director de la OMS para esa región.

La otra variante que se detectó inicialmente en el Reino Unido también se ha encontrado en Gambia y Nigeria. El experto dijo que, sin embargo, se necesitan más investigaciones para determinar si la nueva cepa causa una enfermedad más grave.

“Además de las nuevas variantes, la fatiga del COVID-19 y las secuelas de las reuniones de fin de año corren el riesgo de provocar una tormenta perfecta e impulsar la segunda ola de África y las abrumadoras instalaciones de salud. África se encuentra en una encrucijada”, advirtió.

Fuente: ONU

Artículos Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Puede continuar si esta de acuerdo, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

Privacidad & Política de Cookies