Comentarios de la Semana (2021-6)

José Abbo

José N. Abbo.- Los principales índices, S&P 500 y Nasdaq, junto al promedio industrial del Dow Jones, terminaron abajo en aproximadamente un 2%, poniendo así, fin a la racha prácticamente ininterrumpida, desde la toma de posesión del Presidente Biden el 21 de enero pasado. Ninguno de los índices logró alcanzar la milla extra para registrar nuevos niveles record. Pero la semana que pasó, si que resultó ser todo un melodrama – que aún no termina – para el mercado en general, dando pasó al principal titular financiero; ¡¡¡¡¡¡GAMESTOP!!!!!!

En el lapso de un mes, las acciones de Gamestop han catapultado 30 veces su valor de USD 17.00 el 4 de enero de este año, llegando a niveles pico de USD 483.00, en su trayectoria balística. Entremos “lo más simple posible” en el detalle de como se ha desenvuelto la más cotizada novela financiera arrancando el 2021. Como siempre ocurre en los mercados, esta el que llora por perder la camisa y aquel que ríe por que se la lleva. Entrando un poquito más en el detalle de lo acontecido en un episodio de irracionalidad colectiva, he de responder

¿Por qué Gamestop?

Remontémonos a los fabulosos `80, ¿Recuerdan Blockbuster Video?  La empresa fue liquidada hace una década y sabemos porqué, ¿Verdad accionistas de Netflix? Bueno para propósitos prácticos aunque por motivos diferentes, GameStop iba por el mismo camino (https://www.natlawreview.com/article/20-retailers-to-watch-bankruptcy-filing-first-half-2021).  

En fin, ya hacia mediados del año pasado, Gamestop estaba para esos tiempos, prácticamente lista para la foto, habiendo cerrado unas 500 de sus tiendas, y contando, como parte de un agresivo plan para evitar aplicar para la bancarrota. Gamestop, una empresa de concreto que no logró adaptarse a la evolución del comercio digital desde antes de la Pandemia, y cuando le tocó afrontar la Pandemia no contaba, ni aún cuenta, con una estructura tecnológica adecuada para ponerse las pilas, como muchas otras empresas han hecho en estos tiempos. Al fin y al cabo, son los fundamentales que al final han de determinar el verdadero potencial de una acción y para aplicar la racionalidad como se debe, aquí va un vistazo general de las métricas fundamentales de Gamestop.  

Desde enero de 2019 las utilidades por acción de Gamestop empezaron a caer sin dar marcha atrás entre un trimestre y otro de un 30% hasta culminar el 2020. De más hay que decir que en los recientes informes, la empresa solo viene reportando pérdidas y así se espera ha de suceder al anunciar sus resultados el 26 de marzo. Con una deuda del 70% sobre su capital social y paupérrimo retorno sobre el patrimonio del 2%, las acciones ya se venían desplomando de su alza histórica USD 58.00 poscrisis crediticia 2008, hasta registrar su nivel mínimo de USD 3.00 en Abril del 2020.

En ese momento el valor del mercado de la empresa era de tan solo USD 200 millones. En sus tiempos de gloria circa 2014, con la acción en USD 58.00 su valor de mercado llegó a estar en USD 3,830 millones!  Y hoy, con la distorsión ocasionada por el Reddit Club, ¡el valor de mercado de la empresa alcanza el irrisorio nivel de USD 23,000 millones! Pero bueno, como dicen, todo buen momento tiene su final. Las cosas comienzan a ponerse interesante gracias a los amigos de Reddit operando como Wallstreetbets, (https://www.reddit.com/r/wallstreetbets/) cuyo mantra es la de buscar empresas que solo un Robinhood estaría dispuesta a rescatar, quitando del rico para ayudar al pobre. Los ricos siendo los “Hedge Funds” y los pobres los miembros Wallstreetbets. 

Así las cosas, uno de los líderes del grupo se percató de un sin números de acciones en donde los “Hedge Funds”, mantenían (bueno aun mantienen) posiciones conocidas como “short sales” en esta acción y poco más de una veintena de acciones más. En la estrategia de irse short el mercado, la apuesta es que uno pide prestado una acción que no tiene, la vende y al momento que la acción cae, se vuelve a recomprar al valor en que cayo. La acción entonces es regresada y la diferencia entre el cash cuando se efectúo la venta y lo que costo la recompra, es la ganancia obtenida de la operación. Resulta pues que estos fondos habían tomado prestado acciones de las empresas más protagonistas con la expectativa de que el precio de las acciones de estas empresas zombis se desplomaría dramáticamente, como suele suceder cuando una empresa se declara en bancarrota y el valor de su mercado cae básicamente a cero. 

Y aquí se pone interesante el drama. Los Hedge Funds no contaron con la sagacidad de los seguidores de Robinhood y los miembros de Wallstreetbets, haciendo Google search y buscando dentro de los informes en posiciones shorts que es información pública tanto de los reguladores y los mercados de valores, literalmente se toparon con una mina de oro. Bueno, y entonces ¿que hicieron las ingeniosas mentes de WallStreetbet?,

Confabularon junto con los miembros de su club, apalancándose de plataformas como Robinhood y demás para que de manera coordinada empezaran a empujar el precio hacia arriba de las acciones en la lista que “andaban por allí”. Y así en la medida que la fuerte demanda de miles y miles de inversionistas “pequeños” (bueno, ya no tan pequeños) le metían candela, el alza impulsada de no solo la acción de Gamestop, sino también las otras en la lista. Estas vertiginosas alzas, empezaron ocasionar pérdidas de varios miles de millones a unos cuantos importantes Hedge Funds. Y es que no hay nada más doloroso para un operador del mercado que una posición short vendida a un precio de USD 100.00, se disparé a USD 1,000.00. Y, de lo que explicado anteriormente cerrar una posición así conllevaría una pérdida del 90%! Como el ataque a Pearl Harbour, definitivamente los gigantes del mercado no vieron el bombardeo venir.

Pero esto no termina aún, y mañana al arrancar una nueva semana en lo mercados, seremos testigos del continuo desenlace de esta tan interesante batalla entre los David y los Goliat, en donde en este caso, pienso que el final no terminará tan bien para David como sucedió en la época bíblica.

Cuando Pearl Harobour fue atacada de manera sorpresiva en 1941, y como ya sabemos, propició la entrada de los Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial, Isoroku Yamamoto, el aquel Admiral General de la flota Naval de Japón, advirtió a su país que acababan de despertar a un gigante dormido. Y bueno, como dicen, el resto es historia.

Pues bien, dentro de la celebración en los medios de que el pequeño inversionista les ha dado una lección a los grandes jugadores en Wall Street dejándolos, lamiendo sus heridas, hay que tener en mente el tamaño de arsenal financiero que tienen estos Fondos comparado a las micro-cuentas, aunque algunas ya bastantes infladas dada las alzas de las acciones en cuestión. Estos fondos tienen la suficiente capacidad financiera de aguantar el dolor, recuperarse y contraatacar y esto es lo que va a suceder.

Resulta que como explique dentro de la mecánica del short, para cerrar las posiciones y cerrar las pérdidas, corresponde recomprar las acciones, en este caso, a precios (mucho) más altos de cuando inició la operación short. Y esto es lo que precisamente están haciendo los “gordos de Wall Street”. Y no, no se están pegando un tiro en el pie. En la medida que van a ir cerrando sus posiciones shorts, morderse la lengua y aguantar, ellos ahora se harán de las acciones. Y, ¿Que creen? ¡Va a venir la revancha!

¿Cómo exactamente? ¡Les doy cinco minutos! Pues todas esas acciones ahora en manos de los “peces gordos”, serán vertidas de vuelta al mercado, volteando la torta de exceso de demanda a exceso de oferta, y en forma masiva. Con las abruptas ventas que vendrán en Gamestop y demás, sus precios se verán desplomados y los genios de Wallstreetbet que aún no han realizado sus ganancias quedaran desplumados.

@jnabbo

Acerca del Autor

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Puede continuar si esta de acuerdo, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

Privacidad & Política de Cookies