Mercados más allá de la mitología, del drama y de la parodia

Daniel-Lahoud

Daniel Lahoud.- La semana que pasó ocurrió un evento interesante en Wall Street, el Short Squeeze de GameStop (NYSE: GES) eso provocó toda una cadena de comentarios interesantes y es bueno que se revise las realidades y los mitos del mercado, porque como toda actividad humana, se presta para que se haga mitología, parodia y drama de él.

Ocurre que GameStop es una empresa que tiene una cadena de tiendas de ventas de juegos y accesorios de video, esta empresa es chica para el tamaño de las empresas listadas en New York y como ha tenido problemas para adaptarse a los cambios, porque hoy los que se interesan por los juegos, lo hacen en línea. Basta con tener un Smartphone o una Tablet para bajar de manera gratuita juegos y hacerlo en línea, contra cualquier otro gamer en cualquier lugar del planeta. Ese problema de estrategia ha provocado pérdidas muy serias en el área operativa para GameStop, en los últimos dos años.

Por esa razón se pusieron algunos analistas le dieron calificación de venta a la acción y unos Hedge Funds (Fondos de riesgo) vendieron en corto las acciones. Esta es una práctica legal y bastante difundida en todos los mercados del mundo, un inversionista que quiere vender una acción que no posee, le puede preguntar a su corredor si él le consigue las acciones en préstamo, y si están disponibles, el inversionista puede vender esas acciones sin problemas. El asunto es que las acciones en corto deben bajar de precio para que quien vendió recompre las acciones y obtenga una ganancia, además él recibe unos intereses porque el dinero tiene que estar en las cuentas de la casa de bolsa, además tiene que mantenerse al tanto de su posición, porque si el mercado se voltea y las acciones suben de precio, puede perder montos importantes y por ello el corredor en algún momento llama al inversionista para que coloque dinero, para reponer la pérdida “margin call” y si este requerimiento no se cumple, el corredor recompra las acciones cerrando el corto y aplicando la pérdida al inversionista con el corto. Todo perfectamente legal y amparado por contratos claros y precisos.

Hay que añadir que al contrario de lo que se piensa, la venta en corto no provoca la caída del mercado, en lugar de ello es un freno a las caídas, porque los que están cortos tienen que cerrar sus posiciones y eso provoca el repunte de precios. Además ocurre lo que en los mercados se llama la “Sobreventa” de las acciones que es lo que prepara el alza de precios. Resulta que al día 14 de enero había en cortos el 89% del total de acciones de la compañía, pero además eso representaba el 226% del flotante de la compañía (el flotante son las acciones que de verdad se consiguen en el mercado). Por eso el juego estaba cantado, otros inversionistas se dieron cuenta de esto y compraron las acciones que había por ahí de GME y eso llevó el precio ligeramente arriba, por lo que los corredores custodios de los cortos procedieron a cerrar los cortos y eso llevó el precio a la estratósfera. Eso es lo que se denomina en los mercados Short Squeeze, porque la acción rápidamente sube de precio. Eso fue lo que ocurrió. De nuevo, todo perfectamente legal.

Pero los mercados tienen siempre gente que hace análisis conspirativo, es decir comienzan a decir que tal empresa ganó tanto, que tal empresa casi quiebra y no muestran ni un solo dato, porque es imposible saberlo, a menos que usted sea la empresa o el corredor y ninguno de los dos va a hablar con un tercero. Pero como pocas personas manejan bien el conocimiento de los mercados, estos analistas de cervecería hablan como si estuvieran seguros de lo que dicen y blofean, blofean, blofean. El resto que tampoco sabe mucho asume que es cierto, porque se imaginan que en WallStreet o en cualquier bolsa siempre pasan cosas extrañas.

Los mercados son sitios organizados, tenemos cientos de miles de años haciendo negocios y las bolsas existen desde el siglo XVI y son, trasparentes y serias. Si algo irregular pasa, sus mismos administradores hacen cumplir los reglamentos (que son privados) y organizan de nuevo la situación. Por eso, ni siquiera hace falta la regulación que hacen los gobiernos. El ejemplo está aquí mismo en casa, la bolsa de Caracas se fundó en 1947 y desde ahí hasta 1973 funcionó sin organismo regulador, los problemas se resolvían en casa e invito a los conspiranoicos a revisar a ver si consiguen algo malo.

“La bolsa, lo dijo Ludwig Lachmann, es la institución mas representativa del capitalismo” y sin capitalismo es imposible la democracia. Es el sitio donde muchos tenemos que aprender como funciona de verdad el mercado, porque al final todos tratan de parecerse a esa institución. Por eso, usted puede saber que alguien vendió y que alguien compró, pero nunca, a menos que sea el auditor de ambos, sabrá quien perdió y quien ganó en determinado resultado final. Porque de cierto, si ambos hicieron la operación en una bolsa, ambos obtuvieron lo que querían al mejor precio posible, que es el precio del mercado, sin regulaciones, sin arrepentimientos.

Por esa razón no es bueno creer a los especuladores de cervecería que inventan si alguien ganó o si alguien perdió, porque nadie y tampoco ellos saben lo que guarda cada persona sobre el resultado de su negociación.

@daniellahoud

Acerca del Autor

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Puede continuar si esta de acuerdo, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

Privacidad & Política de Cookies