Producción Capitalista vs Producción Socialista

Luis Rafael Camero

Luis Rafael Camero.- Al considerar los modelos económicos capitalista y socialista (al menos teóricamente), observamos que ambos buscan mantener altos niveles de producción, siendo así, en principio ambos tendrían de arrancada las mismas posibilidades de éxito o fracaso, ¿entonces desde el punto de vista de la producción por que el modelo socialista sucumbió ante el capitalismo? La repuesta la podemos encontrar en el para qué, ambos modelos producen.

El principal objetivo de las empresas dentro del modelo capitalista es la maximización de los beneficios de sus accionistas, para ello buscarán optimizar los niveles de producción; reduciendo al máximo posible los costos directos e indirectos asociados a la misma.

En opinión del marxismo clásico esto se logra disminuyendo la participación del trabajo e incrementando el capital en la relación de producción, así al disminuir el trabajo la mercancía tendrá menor valor disminuyendo su precio en los mercados. De acuerdo al socialismo el deseo de mayores ganancias del capitalista guiará a éste a su destrucción.

Pero no resultó ser así. Esta plusvalía generada dentro del capitalismo creará necesariamente una fuerte acumulación de capitales que en poder del empresario capitalista, y habida cuenta de su insaciable sed de riqueza y en busca de mayores plusvalías, serán invertidos bien dentro de su mismo sector industrial, o aguas arriba o aguas bajo del mismo, o incursionará en nuevos sectores de la actividad económica hasta ese momento ajemos a su fuente inicial de riqueza.

Si asumimos el mejor de los casos, la mayor parte de los avariciosos empresarios o por lo menos un grupo de ellos, tendrán éxito en esta nueva tarea, generándose entonces una espiral creciente de acumulación de capitales, la cual llevará necesariamente a la formación de nuevas empresas productoras que requerirán nuevos empleos cancelando nuevos salarios. Dando origen a un círculo de generación de riqueza que a la larga terminará en la consolidación de una acaudalada clase social empresarial y a la formación de una clase trabajadora especializada y profesional que obtendrá su sustento de vender su fuerza de trabajo al capitalista; es decir habrá nacido la clase media trabajadora, quienes sostendrán con su esfuerzo de trabajo al sistema económico, siendo a su vez el más amplio sector social de esa nación.

De allí el principio que sostiene al capitalismo, utilizar el egoísmo y la ambición de riqueza del individuo para el beneficio de la sociedad

Por otra parte, el objetivo de la producción dentro del sistema socialista es la satisfacción de las necesidades de consumo de la clase obrera y de la sociedad, por eso, al no buscar maximizar la plusvalía, disminuyendo el factor trabajo, se mantendrán las relaciones de producción al igual que el valor y los precios. No existirán estímulos para el incremento de la producción, solo los aportados por el crecimiento democrático o de los mercados si esto último se diera.

Pero como no existe plusvalía, pues solo se han cubierto los costos de producción, no se acumularían fondos de capital necesarios para la incorporación de nuevas empresas que absorban la nueva mano de obra (los nuevos ciudadanos) y a su vez produzcan los bienes y servicios para sus necesidades. Esto pondría al modelo en situación de crisis, pues según él, estas necesidades se cubrirían con la incorporación de nuevas unidades de producción.

Con esto, el fundamento socialista de la búsqueda del bienestar colectivo por encima del individual colocará al sistema de producción en un esquema de ineficiencia que tarde o temprano llevará al colapso a la sociedad que lo implemente.

Se equivocaron los creadores del dogma socialista al considerar que el valor de los bienes y servicios se encuentran sujetos casi exclusivamente al valor agregado del trabajo, minimizando los aportes que a dicho valor añaden los demás factores, incluyendo al empresario en sí mismo.

Los bienes encuentran su valor en función de su utilidad, siendo en muchas ocasiones un factor completamente subjetivo, por ello al maximizar la colocación de bienes en los mercados, en busca de mayores beneficios, el capitalista hará uso de todos los elementos a su alcance para reducir los costos asociados y buscara incrementar la percepción de utilidad que el consumidor tiene sobre el mismo.

De allí el fracaso socialista y la supremacía del capital.

Acerca del Autor

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Puede continuar si esta de acuerdo, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Leer más

Privacidad & Política de Cookies